Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE anuncia que recurrirá ante el Tribunal Constitucional la futura Ley de Enjuiciamiento Civil

El PSOE anunció ayer un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la futura Ley de Enjuiciamiento Civil tras fracasar ante la Mesa del Congreso su propuesta y la de Nueva Izquierda de exigir mayoría absoluta para su aprobación por entender que una disposición transitoria introducida en el Senado tiene carácter orgánico. A su vez, el pleno del Consejo General de la Abogacía pidió la retirada de la ley y criticó a la ministra de Justicia, Margarita Mariscal. La propuesta del PSOE y NI se fundamenta en que la disposición de la ley según la cual el Supremo entenderá transitoriamente de los nuevos recursos de casación por infracción de norma procesal (en su momento, serán resueltos por los tribunales superiores de las comunidades) afecta a normas orgánicas, como las que establecen las atribuciones de los órganos judiciales, por lo que la aprobación de la ley exige mayoría absoluta: 176 votos.

La iniciativa del PSOE y NI fue derrotada por los votos en contra del PP, el PNV y CC, por lo que, sin necesidad de un previo informe de los servicios jurídicos, el pleno del Congreso votará mañana las enmiendas incorporadas en el Senado por mayoría simple al ser una ley ordinaria.

Los socialistas insisten en que la disposición incorporada en la Cámara alta "cambia la configuración y las atribuciones del Tribunal Supremo, al que asigna la resolución, al menos provisionalmente, de un nuevo recurso de casación".

Luis Martínez Noval, portavoz socialista, calificó de "barbaridad" la aprobación de la ley procesal civil en esas condiciones, ya que la nueva disposición reforma de hecho una ley orgánica, la del Poder Judicial, mediante ley ordinaria, según la doctrina del Tribunal Constitucional. En consecuencia, el PSOE se plantea presentar un recurso de inconstitucionalidad si prospera esa disposición.

Mientras tanto, el pleno extraordinario del Consejo General de la Abogacía, presidido por Eugenio Gay, aprobó ayer pedir la retirada de este proyecto de ley. Gay explicó que la abogacía considera "gravísimo" que entre en vigor, por lo que hizo "una llamada a la cordura" consistente en su retirada y el comienzo de una reflexión para realizar un pacto de Estado sobre la Justicia que este ministerio "no ha sabido liderar".

Gay se refirió al proceso de desencuentro con Mariscal y criticó "la subrepticia modificación" intentada en el Senado. Finalmente, expresó su confianza en que CiU y los restantes grupos que el pasado 23 de septiembre no votaron la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial actúen ahora con coherencia. Si se aprueba la ley, estimó procedente el recurso de inconstitucionalidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de diciembre de 1999