Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

ANTONIO HERNÁNDEZ ESCRITOR "La narrativa andaluza es ahora, en general, mejor que antes"

Ha cultivado todos los géneros literarios, y se ha hecho acreedor de premios como el Andalucía de novela, el Gil de Biedma y el Nacional de la Crítica. Gaditano, de Arcos, Antonio Hernández dirige la Asociación Andaluza de Críticos Literarios. Pregunta. ¿La Andalucía literaria crece? Respuesta. Las avanzadillas literarias de antaño no eran menos de vanguardia que las de ahora. En poesía, antes, se tendía más a la búsqueda de una expresión propia. Si hacemos un espurgue entre las generaciones de posguerra en Cádiz - y no hablemos ya de toda Andalucía- había unos nombres que no han sido superados ni en originalidad ni en intensidad por las generaciones que ahora son ascendentes. Me refiero a Ory, Quiñones, Manuel Ríos o Rafael Soto, por decir voces muy personales. P. Como estudioso de la generación del 50, ¿piensa que su herencia puede caer en saco roto? R. La del 50, además de ser una promoción desheredada, es un promoción frustrada, en cuanto a que despegó muy brillantemente y se quedó a mitad de camino. Cuando escribí mi libro, pensaba que los antologados estaban en el ecuador de su trayectoria, pero han añadido muy poco. Valoro más la proyección de los poetas tardíos de la misma -Tundidor, García López, Félix Grande...- que la de los 50 propiamente dicha. Por lo menos, en cuanto a la utilización de un lenguaje más rico y a experiencia interior que en ellos es intensa, connotativa. En cuanto a la herencia de una poesía realista, se puede ver a las claras que es la dominante, es decir, poesía denotativa, que baja algunos peldaños con respecto a otras líneas poéticas, cuya herencia hubiera dado mejores frutos. Claro que, por suerte, mi opinión no tiene por qué ser compartida. P. "Ojú, qué frío, los andaluces..." que diría José Hierro... R. Creo que Pepe, al que todos queremos, efectuó un retrato de los andaluces en un territorio hostil a nosotros. Si lo hubiera hecho un poeta andaluz sobre los del norte, hubiera escrito: "Ojú, qué calor... los cántabros...", y desde luego -y hay muchos testimonios al respecto- en las vicisitudes adversas neutrales, es más dura la gente del sur, literariamente hablando. Pero gran parte de ese escalofrío todavía hay que buscarlo en los poetas del 27, en Luis Rosales o en los que he mencionado, lo cual no acota la nómina... de repelús. P. ¿Pasaron los buenos tiempos de la narrativa andaluza? R. Creo que la narrativa andaluza es ahora, en general, mejor que antes. Y eso, por una cuestión meramente social, porque la gente de extracción baja ha podido ir a las universidades y contar sus experiencias. Antes, esto sólo le era facilitado a los ricos, que naturalmente no tiraban piedras sobre su tejado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de agosto de 1999