Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

NUEVA VERSIÓN DE 'EL PRÍNCIPE MENDIGO'

Como en una versión actualizada del cuento de El príncipe mendigo, el rey Abdalá II de Jordania quiso comprobar personalmente cómo funcionan los organismos gubernamentales y la calidad de los servicios que ofrecen a los ciudadanos. Así, el hijo de Hussein, disfrazado con una tradicional túnica árabe y una barba blanca, se hizo pasar por periodista de televisión para visitar la zona franca cercana a Zarqa, a 25 kilómetros de la capital, Ammán. El rey iba acompañado por un cámara que resultó ser Alí Faza, jefe de prensa de la casa real.Los funcionarios y el director de la zona franca intentaron expulsar a los intrusos argumentando que carecían del correspondiente permiso para grabar, razón a la que no atendieron los ilustres espías. Según contaban ayer los periódicos jordanos en sus primeras páginas, "el rey y Faza llegaron en un taxi al lugar, se identificaron como periodistas y hablaron con decenas de personas e inversores a quienes preguntaron sobre cuáles eran sus quejas y los problemas que obstruyen las inversiones". Tras varias horas en la zona, el soberano jordano se quitó la barba y habló con la sorprendida multitud de ciudadanos y funcionarios que se le acercaron. Los medios jordanos recuerdan que ya el padre del actual monarca, durante sus primeros años de reinado, utilizaba esta estratagema para conocer el auténtico estado de la nación. Desde que accedió al trono, hace cinco meses, AbdaláII subrayó la necesidad de luchar contra la corrupción, el nepotismo y el favoritismo, que el empresariado considera un importante obstáculo a las inversiones extranjeras en este país.- ,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de julio de 1999