Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BARCELONA Campeonato de Europa

Francia, el próximo rival

Francia, Yugoslavia e Italia fueron los tres primeros equipos en clasificarse para las semifinales, luego se sumó España. Francia se impuso por 66-63 a Turquía en un partido de lo más igualado, que se decidió en los últimos segundos. Francia disputará hoy la primera semifinal contra España (18.30 horas), mientras que los finalistas de 1997 (Italia y Yugoslavia) se verán las caras en la otra semifinal (20.45 horas). Yugoslavia, pese a la baja de su base titular Obradovic, lesionado al igual que Djordjevic que ya ni siquiera pudo estar en el Europeo, ganó por 78-68 a Alemania, mientras que Italia obtuvo una victoria mucho más fácil de lo previsto ante Rusia: 102-79. Francia sufrió de lo lindo para imponerse a duras penas a un joven pero brillante equipo turco, que dominó durante casi todo el partido por diferencias que llegaron a ser de seis puntos (35-41). Pero el talento de Turkoglu, un ala-pívot de 20 años que anotó 17 puntos, y el buen hacer de Kutluay y Besok (14 puntos cada uno) encarecieron el triunfo francés. La selección anfitriona, de nuevo primorosamente apoyada por su público, mantuvo el tipo en los peores momentos, y gracias especialmente a Rigaudeau (18 puntos) y al nuevo jugador del Tau, Foirest (15), logró remontar a menos de dos minutos para el final y no respiró hasta que Yildirim falló un triple a cinco segundos del final con 64-62 en el marcador.

La mayor virtud demostrada ayer por la selección francesa fue que supo resistir el ritmo de juego lento pero con ataques certeros de la selección turca. Francia llegó a estar por debajo en el marcador hasta por seis puntos en la primera parte (35-41). Luego reaccionó, pero los turcos continuaron presionando. Volvieron a situarse por delante en el marcador (58-59). Fue entonces cuando, como ya pasó en el partido ante Eslovenia, los franceses se mostraron más implacables. Rigaudeau fue quien asumió la mayor parte de la responsabilidad junto a Foirest. El equipo turco, no obstante, mantuvo el tipo. Y no perdió la oportunidad de haberse adjudicado el triunfo hasta los instantes finales. La oposición del renovado e interesante equipo alemán les puso las cosas difíciles a los campeones. Yugoslavia no pudo empezar a marcar diferencias hasta pasado el minuto 23, después de que se registrase un empate a 42 puntos. Bodiroga no pudo rendir como se esperaba en el puesto de base, y quien tiró del equipo fue Scepanovic, con 17 puntos, su máximo anotador, por delante de Danilovic (15), Bodiroga (14) y Topic (11).

La crisis por la que atraviesa la selección rusa quedó al descubierto ante Italia. Los italianos van en progresión: fueron subcampeones de Europa hace dos años, y ayer consumaron su clasificación para unos Juegos, algo que no conseguían desde 1984.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de julio de 1999