Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España se queda sin el Masters

Las expectativas de que España pudiera organizar el Masters del circuito profesional de tenis (ATP Tour) en los próximos años parecen haberse fundido. En los próximos dos, el Campeonato del ATP Tour (tal como se denomina oficialmente) viajará a Lisboa (2000) y a Sao Paulo (2001). Se jugará en pista rápida interior en la capital portuguesa, y en tierra batida exterior en la ciudad brasileña. Barcelona y Valencia, por tanto, las dos ciudades españolas que lo habían solicitado, deberán esperar al menos hasta el año 2002. La adjudicación del Masters se dará a conocer de forma oficial por los responsables de la ATP el próximo lunes en Londres, según confirmaron fuentes de esta organización.

Las dos ciudades españolas estuvieron muy bien situadas en la lucha por lograr la organización del torneo, hasta las rondas finales. Incluso cuando la decisión se estaba ya tomando, el nombre de Valencia mantenía sus posibilidades, más que Barcelona. Pero, según fuentes cercanas a la ATP, la ciudad levantina perdió casi todas sus aspiraciones porque los responsables del circuito creyeron que no tenía el prestigio internacional que ellos pretendían para un acontecimiento de esta categoría.

En el fondo, sin embargo, lo que ha primado han sido los aspectos económicos. La candidatura de Barcelona, que superaba con creces el listón de instalaciones y prestigio, sucumbió frente a las ofertas más suculentas de los portugueses y de los brasileños. Al parecer, la oferta de Lisboa y de Sao Paulo se sitúa en 800 millones de pesetas limpios para la ATP, más todo el gasto que supone adaptar las instalaciones a este acontecimiento y todo el movimiento organizativo. La oferta de Barcelona se paró en 600 millones de pesetas. Y la de Valencia rondaba las mismas cifras que que las de Lisboa y Sao Paulo.Las empresas IMG, que negociaba la candidatura de Barcelona, y DORNA, que presentó la de Valencia, se plantean renovar sus solicitudes para futuras ediciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de junio de 1999