Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento arroja más dudas sobre si la Sagrera estará acabada en el 2004

El ministro de Fomento, Rafael Arias-Salgado, volvió ayer a lanzar dudas sobre el proyecto de la estación de la Sagrera. El ministro viajó a Cataluña para efectuar diversas inauguraciones. Al ser preguntado sobre el calendario del AVE y de la Sagrera aseguró que no descarta que la estación entre en servicio en el 2004, pero añadió que no podía comprometerse a que así fuera. Poco antes, el candidato del PP a la alcaldía de Barcelona, Santiago Fisas, ajeno a las declaraciones del ministro, se comprometía a lograr la Sagrera en ese año.

El ministro habló de la Sagrera en La Jonquera, donde inauguraba las obras de mejora de una área de autopista. Por la tarde, en Santa Margarida, donde inauguró la variante de la N-340, volvió a ser preguntado por el AVE; en este caso la pregunta versaba sobre el calendario para la construcción de los trenes que, teóricamente, deben unir Madrid y Lleida en el 2002. Arias-Salgado declinó pronunciarse al respecto. Un portavoz del ministerio aseguró que, contra la opinión de directivos de Talgo, no hay problema de fechas para lograr que estos trenes, hoy ni siquiera licitados, estén listos en la fecha indicada, informa Pere Lobato. Talgo es uno de los constructores de trenes que aspira a hacerse con el contrato para los mismos, en competencia con otros fabricantes como Alsthom. Los técnicos aseguran que el plazo mínimo para la construcción de los convoyes es de dos años y, por consiguiente, se hallan ya con márgenes muy escasos. Mientras el ministro de Fomento, una vez más, contribuía a aumentar la confusión con el futuro del tren de alta velocidad en Barcelona, el candidato del PP al Ayuntamiento de Barcelona, Santiago Fisas, recordó que el presidente del Gobierno, José María Aznar, aseguró que el tren llegaría a la frontera francesa en el 2004. Y también ayer, el candidato del PSC a la alcaldía de Barcelona, Joan Clos, escogía como escenario el trazado ferroviario de la Sagrera -donde presumiblemente debería levantarse la nueva estación- para presentar su propuesta. Con el ruido de fondo de los trenes, Clos reiteró los que se han convertido ya en sus tres mandamientos respecto al AVE: que la estación sea la de la Sagrera, que sea una realidad en el 2004 y que ese mismo año se alcance la frontera francesa. El alcalde, que contó con la presencia y el respaldo de su homólogo de Montpellier, Georges Freche, recordó que el compromiso ya había sido adquirido entre el Gobierno español y el francés. "Lo que ocurre es que ese compromiso se tiene que reafirmar constantemente", señaló. Consideró, además, que la ubicación de la estación del AVE en la Sagrera es lógica porque ha estado precedida por otras decisiones, como el plan de enlaces ferroviarios, la opción de anular la antigua estación del Norte y la decisión de que la estación de Francia dejara de ser la principal. "Todo ello se fue decidiendo con el convencimiento de que la futura gran estación sería la de la Sagrera", dijo.PASA A LA PÁGINA 4

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de junio de 1999

Más información

  • Clos recuerda el compromiso entre los gobiernos español y francés