Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tusell y Álvarez Chillida analizan el viaje de Pemán a la democracia

Cuando algunos piensan ya en el vigésimo aniversario de su muerte, la figura de José María Pemán y Pemartín (Cádiz 1897-1981) sigue siendo objeto de controversia en su ciudad natal. Celebrado por los sectores conservadores, despreciado por la intelectualidad de izquierdas que no se acogió a su padrinazgo y prácticamente ignorado por las últimas generaciones, Pemán es hoy más conocido por el teatro de verano que lleva su nombre que por su discurso político y literario. Con el propósito de despejar la nube de prejuicios de uno y otro signo que rodeaban su nombre, el Rey inauguró en 1997 en Cádiz una amplia exposición con motivo del aniversario de su nacimiento. Ahora es un exhaustivo trabajo de los catedráticos Javier Tusell y Gonzalo Álvarez Chillida, editado en la colección La España plural, de Planeta, el que se suma a esta larga polémica para despejar dudas. Pemán. Un trayecto intelectual desde la extrema derecha hasta la democracia, es el título del recién alumbrado libro, que será presentado esta tarde en el salón regio del Palacio de la Diputación, en un acto que contará con la presencia de ambos autores. Rastro desconocido A lo largo de 255 páginas, Tusell y Álvarez Chillida siguen el rastro de Pemán en ese viaje que le llevó de las trincheras del bando nacional en la guerra civil a un sincero compromiso monárquico. "Una visión muy poco conocida, casi secreta" es la que propone esta obra, fruto de una intensa labor sobre la bibliografía y archivo privado del personaje en cuestión. La obra explica cómo José María Pemán, procedente de una familia gaditana de talante conservador y marcado por un temprano éxito literario, defiende en sus comienzos como escritor "una concepción tradicionalista y autoritaria" junto a Primo de Rivera, quien le consideró mentor del régimen, y encabezó la extrema derecha monárquica en tiempos de la República. Sus dotes de orador le situaron primero al frente de responsabilidades en materias educativas y culturales, y más tarde en la dirección de la Real Academia Española de la Lengua. Tras asumir el cargo, Pemán entró en conflicto con la Falange, lo que le hizo significarse con una actitud claramente monárquica, "aunque partidario de que la restauración se hiciera de acuerdo con Franco". Para los historiadores, el hecho de que Pemán fuera una figura clave reside en sus grandes éxitos literarios de los años cincuenta y sesenta, así como por su consagración como articulista, "quizá el más influyente en España durante estas dos décadas y la mitad de la siguiente". Su evolución hacia una clara aceptación de liberalismo democrático contribuyó, según este trabajo, "a abrir el camino de la transición, en gran parte, de la derecha hispánica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 1999