Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

ADICTAS AL TRABAJO Y FIELES

Las mujeres de casi todo el mundo son adictas al trabajo para ganarse la vida y rechazan la infidelidad, según un estudio relizado por el grupo de la revista Elle, que se hizo públicó ayer. La encuesta, que se ha realizado entre 20.000 mujeres de 30 países, la mayoría jóvenes, sin hijos, solteras y con buena situación económica, muestra que sólo el 14% de ellas están dispuestas a dejar el trabajo. Más de la mitad quiere trabajar más y el 45% querría tener su propia empresa. Según el 75%, trabajar para ganarse la vida les proporciona independencia económica y les permite desarrollarse personalmente. Sin embargo, las mujeres europeas y estadounidenses están llegando al punto de saturación en el trabajo. Más del 70% afirmó que sacrificarían su vida profesional por su vida privada, mientras más de la mitad de las mujeres asiáticas haría lo contrario. Por otra parte, las mujeres quieren continuar la revolución sexual, pero marcan el límite en la infidelidad. Según el estudio, el 83% concede un sitio importante a la sexualidad y el 70% acepta el sexo prematrimonial, pero el 51% afirma estar en contra de la infidelidad. Los países en los que las mujeres son más implacables contra la infidelidad van desde Noruega y Argentina, con el 73%, a Italia, con el 67%. Sin embargo se acepta con facilidad en Japón, con sólo el 20% en contra; China y Rusia, con el 30%, y la República Checa, con el 35%. Las americanas aceptan el sexo prematrimonial peor que las europeas, con sólo una aceptación total del 63%, frente al 90% de la Europa occidental. Según la periodista de Elle Michèle Fitoussi el estudio no ha dado demasiadas sorpresas. Fue realizado en mayo y junio de 1998 y no incluye a las mujeres del mundo musulmán ni de África.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 1999