EL PROCESO DE PAZ

HB rechaza desmarcarse de la violencia como le exige el "lehendakari" y arremete contra el PP

HB no escucha a sus socios en la Declaración de Lizarra. O si les oye no les hace ni caso. Arnaldo Otegi no sólo no se desmarcó ayer de los actos violentos que se reproducen en Euskadi, como le exigió el lehendakari Juan José Ibarretxe, sino que acusó al Gobierno del PP de utilizar la violencia callejera contra el proceso de soberanía abierto en el País Vasco al sobredimensionar los actos de sabotaje con el fin de condicionar el apoyo del PNV al Acuerdo de Lizarra. Los partidos firmantes de Estella instaron a HB, además, a condenar la campaña de extorsión de ETA sobre empresarios vascos.

La reunión de la Mesa Nacional de HB, celebrada ayer durante todo el día, no finalizó con un desmarque de la violencia callejera, como le reclamaron insistentemente los partidos que firmaron con esta coalición la Declaración de Lizarra. La ejecutiva abertzale se desvió de esa exigencia emitiendo una fuerte crítica al Gobierno y al PP. Su portavoz, Arnaldo Otegi, les acusó de mantener el "inmovilismo", de "afilar los dientes con un discurso reaccionario" y de mostrar su "nula disposición" a dar pasos para desbloquear la situación."Siguen obviando que la realidad ha cambiado y mostrándose como el referente del no", dijo Otegi en relación al PP. La alusión que hizo a la violencia callejera no fue precisamente crítica, sino para afirmar que está siendo sobredimensionada por el Gobierno y el PP para condicionar el apoyo del PNV a Lizarra.

Con una contundencia inusual en los últimos meses, PNV, EA e IU coincidieron ayer en instar a HB a que ponga en práctica la literalidad del acuerdo de Estella donde se menciona expresamente que el proceso de negociación debería realizarse en "ausencia permanente de todas las expresiones de violencia".

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, fue el primero en advertir a los dirigentes de HB que el rebrote de violencia haría "muy difícil" que su gobierno pueda buscar un apoyo estable con Euskal Herritarrok si continúan produciéndose ataques violentos contra personas o bienes. "Hay que decir al mundo de EH muy claro que si apuesta por hacer política, nosotros estaremos dispuestos a hablar, pero si persisten actuaciones de naturaleza violenta que alteran la convivencia es muy difícil que podamos hablar en términos de dotar estabilidad a un gobierno", precisó.

El presidente de EA, Carlos Garaikoetxea, concretó aún más: "Si hay una escalada de violencia y de conculcación de derechos humanos se estarán devaluando y defraudando las premisas que nos llevaron a Lizarra".

La escalada de violencia practicada las últimas semanas ratifica las instrucciones del documento de ETA, incautado a militantes de Jarrai, para que desarrollen un plan de hostigamiento y atentados callejeros contra policías, militares y políticos del PP.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS