Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL 16ª JORNADA DE LIGA

Suker: "Me motiva que 50.000 personas me piten"

El Bernabéu desplegó ayer todas sus iras contra Davor Suker. El delantero disfrutó de su primera tarde como titular esta temporada y lo que él quería que se convirtiera en una buena ocasión para desplegar su juego se convirtió en un martirio. El público se dejó oir cada vez que llegó tarde aún balón o su puntería desafinó. Pero Suker no se rindió. El secreto lo desveló después del partido. "Soy de esos jugadores que me pico cuando veo que tengo la gente en contra. Por eso hoy me he sentido motivado cuando 50.000 personas me han pitado".Suker está en el punto de mira. Le observa la afición, también la directiva y desde lejos el Panathinaikos. El delantero ha recibido hace unas semanas una oferta del club griego. Están dispuestos a pagar 600 millones por él y el Madrid sólo negociará si llegan a los 1.000. A Suker no le gusta hablar de su posible marcha. "Yo soy jugador del, Madrid. De lo otro no quiero hablar". Pero el croata le ha dicho a Lorenzo Sanz que si Guus Hiddink no cuenta con él se marchará porque a sus 31 años cumplidos el día 1 de este mes no puede perder tiempo en el banquillo.

Hiddink le dio ayer una oportunidad. "Claro que confio en Davor, sino fuera así no habría sido titular. Para él está siendo todo esta temporada especialmente difícil. Después de jugar un Mundial es muy importante hacer una buena pretemporada y él tuvo la mala suerte de lesionarse. El público la ha tomado con Davor pero yo sé que es un gran profesional que sabe aguantar la presión. Cuanto más le protestaban, más pedía el balón. Nunca cambiaré a un jugador que no se esconda aunque no le salgan las cosas". Hiddink no quiere en cambio hablar públicamente de si el Madrid debe aceptar la oferta del Panathinaikos. "De eso sólo hablo con el presidente".

Suker culpó al terreno de juego de las pérdidas de balón. "El campo sigue estando mal. El público la ha tomado con nosotros a veces sin motivos. Una vez han llegado a pitar a Roberto Carlos que técnicamente es un jugador muy bueno. Pero aunque nos moleste sabemos que esa presión existe cuando se juega en el Madrid y el que no la aguante que se marche".

Carlos Aimar no se quejó del estado del campo. Tan desolado se quedó tras ver el equipo que acaba de heredar que admitió estar preocupado por el futuro del Tenerife. " Me he quedado impresionado. La situación está muy difícil. No puedo ocultar que estoy muy preocupado por lo que he visto. Hemos cometido errores infantiles por falta de atención. Es la primera vez en mi vida que me pasa algo como esto". Oyendo a Aimar dio por momentos la impresión de que pensaba tirar al suelo su bufanda roja de la suerte. Pero para dejar claro que está dispuesto a seguir intentando el milagro habló del futuro: "Tenemos que fichar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de enero de 1999