Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SORTEO DE LAS COPAS DE EUROPA

El Varteks, un equipo menor dentro de una Liga menor

Un equipo menor dentro de una Liga menor. El Varteks de Varazdin, el rival del Mallorca en los cuartos de final de la Recopa, es un conjunto secundario en el fútbol croata, donde el Croatia Zagreb -la escuadra de Prosinecki- y el Hajduk Split lo acaparan todo, los títulos y los buenos jugadores.Aunque llegó al último partido del curso 1995-96 con posibilidades de ganar la Liga y disputó la final de Copa del año pasado, que perdió ante el Croatia (0-3), el Varteks no ha ganado nunca nada. En tiempos de la antigua Yugoslavia, el equipo viajaba entre la Primera y la Segunda División, y ha sido desde la formación del campeonato croata cuando el rival del Mallorca ha logrado codearse con la élite.

Su presencia en esta eliminatoria habla del pobre nivel de una competición que toca a su fin. Y aún así, fue toda una sorpresa. No pasó problemas en la primera ronda, en la que se deshizo con facilidad del Rudar Velenje de Eslovenia (ganó por un escueto 1-0 en ambos campos), pero sí en la segunda, frente al Heerenveen de Holanda, en la que sobrevivió de forma milagrosa después de estar prácticamente eliminado. Los croatas habían perdido 2-1 en la ida y en la vuelta, en su estadio -con capacidad para 12.000 personas- llegaron al descanso con un 0-1 en contra. Lo que sucedió después ya figura con letras de oro en la historia del Varteks: primero, el 1-1 y el 2-1, a poco del final; y luego, ya en la prórroga, el 3-1, el 3-2 -otra vez con la eliminación en el cogote- y el 4-2 agónico a dos minutos de la conclusión.

Una jornada épica que ha disparado la euforia de su presidente, Andjelko Herjavec, director de la fábrica textil que da nombre a este equipo de Varazdin (ciudad norteña de 100.000 habitantes), quien el día antes del sorteo declaró: "Si ganamos la Recopa, echaré a mi esposa de la cama y me acostaré con el trofeo". Karic y Mumlek En la plantilla del Varteks, que entrena Drazen Besek, no figura ningún internacional. Cuenta con Karic, un atacante que llegó a jugar en el Torino, y, fundamentalmente, con Mumlek, un centrocampista con llegada, el autor del tanto decisivo en la mágica noche ante el Heerenveen. En la competición doméstica croata, después de la 17ª jornada, el Varteks ocupa la quinta posición, a 15 puntos del líder, el Croatia Zagreb, que además ha disputado un partido menos. Estamos ante un equipo de aspecto caótico, muy desordenado, repleto de carencias que, eso sí, tiene facilidad para el gol. En la última jornada de su Liga, el pasado domingo, le aplicó un doloroso 7-0 al Sibenik, el rival que aspiraba a arrebatarle ese día la quinta plaza del campeonato. Un caramelo, en suma, para el Mallorca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de diciembre de 1998