Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

La selección ilusiona

Partidos amistosos. Con tanta densidad de partidos el aficionado no encuentra motivación para ver también aquellos en los que el resultado no es el objetivo principal. Pero en esta ocasión, contra Italia, nuestra selección nos divirtió, y los jugadores pudieron manifestarse sin las cadenas que representa el jugar pensando en el resultado. También Camacho supo aprovechar este tipo de partidos haciendo debutar a jugadores que por sus actuaciones en sus respectivos equipos merecen tener alguna oportunidad en la selección.Ritmo. El trepidante ritmo (rapidez y precisión de forma colectiva) impuesto por la selección italiana durante la primera parte del partido desarboló al equipo español, que no pudo demostrar su valía hasta la consecución del gol que supuso el empate marcado por De Pedro.

La filosofía distinta en el juego. Por los cambios.Con Iván Helguera se consiguió equilibrio defensivo y se mejoró en el inicio del juego de ataque. Valerón aportó su calidad en la consecución y visión de la jugada. Dani, con su dinamismo y llegada, oxigenó tanto a los atacantes como al centro del campo. Y Sánchez, con su picardía y velocidad, demostró su momento de gracia.

Michel Salgado. Fue valiente siendo el primer jugador al intentar salir de la presión ejercida por el equipo italiano en los primeros minutos. Encontró la recompensa en la tercera penetración. En esta jugada combinó la confianza, tesón, habilidad en los recortes y precisión en el centro que supuso el empate. Además tuvo una gran regularidad durante los 90 minutos, fraguando una excelente actuación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de noviembre de 1998