Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cantatore, como Luis, anuncia que deja de ser entrenador

., Vicente Cantatore, de 62 años, terminó ayer su etapa como técnico del Betis y lo hizo anunciando que también da por concluida su carrera como entrenador de fútbol. Curiosamente, Luis Aragonés abandonó el banquillo del Benito Villamarín de manera sorprendente en la pretemporada con la misma sentencia. El único de los tres entrenadores que han pasado esta temporada por el Betis y que no ha anunciado el abandono de su profesión fue el portugués Antonio de Oliveira, también el único que no dimitió, sino que se le echó con cajas destempladas y entre amenazas de denuncias cruzadas.

Tras 45 años ligado al mundo del balón, primero como jugador y después como entrenador de varios clubes, Cantatore argumentó que había llegado la hora de retirarse del día a día después de su larga trayectoria. Pero no descartó seguir vinculado al mundo del fútbol con otro tipo de actividades.

Sacrificio por el equipo

Cantatore explicó que los malos resultados que ha obtenido el equipo durante el tiempo en que él lo ha dirigido han sido uno de los motivos por los que tomó la decisión de dimitir: "Yo soy el responsable de la marcha del equipo y asumo la responsabilidad completamente. El equipo se ha entregado al máximo. No tengo queja de su trabajo durante los entrenamientos y los partidos. Pienso que con mi dimisión me sacrifico en bien del equipo, ya que cuando uno dirige un plantel y éste no consigue los resultados favorables que se esperan, al irse se lleva la carga que supone esa situación y libera al equipo de esta responsabilidad", sentenció, con un apreciable aire de abatimiento.Cantatore hizo balance de su etapa en el Betis y destacó que se va "triste" por no haber podido devolver a la afición en forma de buenos resultados todo el apoyo que ésta le ha brindado incluso en los momentos más complicados. Momentos que el ya ex entrenador del Betis señaló como los causantes de que en el tiempo que ha estado al cargo del conjunto verdiblanco no haya sido capaz de conformar un equipo sólido y conjuntado. "Los triunfos unen mucho y los malos resultados desunen. Pero eso no quiere decir que el plantel esté desunido.Siempre es más factible conseguir esta tremenda unión que tiene que haber en un equipo en el sentido de compañerismo y entrega si se goza de resultados favorables, y confío en que lo conseguirán".

Cantatore rehuyó dar más vueltas al asunto, pero es un secreto a voces que las divisiones en el seno del vestuario han sido uno de los factores que más negativamente han influido en la marcha deportiva del Betis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de octubre de 1998