A propósito de la bicefalia

El comité federal aprobó ayer los nueve puntos que recogen "el sistema de juego" entre Joaquín Almunia y José Borrell. En una palabra, la bicefalia quedó consumada. De las casi 40 intervenciones sólo hubo dos discordantes: la de Carlos Solchaga, ex ministro de Economía y la del presidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra.Solchaga pidió perdón "a Pablo Iglesias y a otros componentes del santoral socialista" por la situación de bicefalia. De inmediato hizo votos para que ésta sea una situación transitoria y que lo antes posible aquél que ocupe el cargo de secretario general sea también el candidato a la presidencia.

A Rodríguez Ibarra no le gusta "el protocolo" de reparto de poder al considerarlo lleno de obviedades. Tampoco le gusta que haya una Oficina del Candidato porque cree que "el grupo parlamentario" debe ser el lugar de Borrell sin necesidad de que existan otras instancias. A todos sorprendió su última opinión: "El presidente del grupo parlamentario debe ser el candidato y no el secretario general del partido". Aun así, ambos votaron a favor del documento.

Más información

Todos oyeron con preocupación la intervención de Rosa Díez, perdedora frente a Nicolás Redondo en las primarias del País Vasco. Díez cree que ella y quienes la apoyaron están siendo marginados. "Quienes obtuvimos un 48% en esas elecciones no queremos hacer el programa electoral pero sí tener participación", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de mayo de 1998.

Lo más visto en...

Top 50