Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

ENEKO ACERO SURFISTA "Soy un privilegiado del surf en Europa al contar con patrocinadores"

Toda su vida gira en torno al surf, "una filosofía de vida asentada sobre el pleno contacto con el mar y los amigos", entre los que se encuentran sus dos hermanos con quienes comparte afición por cabalgar sobre las olas. Después de 11 años entrenando y compitiendo al mejor nivel gracias a una excelente evolución, Eneko Acero (Bilbao, 1977) pugna por entrar en el selecto grupo conocido como Top 44, compuesto por otros tantos surfistas profesionales que representan la élite mundial de este deporte. De momento, es uno de los pocos europeos que pueden permitirse vivir del surf, que en la categoría de exhibición, tendrá su estreno en los próximos Juegos Olímpicos de Sidney. Pregunta. Supongo que acudir a la cita de Sidney será uno de sus grandes objetivos de futuro. Respuesta. La verdad es que sería una experiencia increible. De momento ya me han llegado noticias de que desde la Federación española han comenzado a mover el asunto. De todos modos, ahora mismo todos mis esfuerzos están centrados en lograr colocarme entre los mejores del mundo P. ¿Qué debe realizar para obtener su entrada en el TOP 44? R. Para entrar en la élite tendría que quedar entre los 20 primeros clasificados de las WQS (Word Qualifying Series) que se disputan a lo largo de todo el año con 25 pruebas programadas. Cada uno debe elegir sus mejores ocho resultados. Ahora estoy a solo dos puestos de lograrlo aunque queda aún casi toda la temporada por delante. P. Acudir a todas esas pruebas por medio mundo ha de resultar realmente exigente. R. Al principio comienzas cada viaje con muchísimas ganas, pero con el paso de los años y la acumulación de kilómetros te va costando más. Por ello, ahora suelo dividir el año en períodos de mes y medio o dos meses; en uno compito y en el otro descanso en mi casa lo que me permite valorar más cada una de las pequeñas cosas en las que habitualmente ni te fijas. P. Desde fuera, uno ve el surf como un deporte bohemio sin las exigencias habituales de la competición. R. Es cierto que se nos ve como bohemios. A nosotros lo que nos gusta es estar en contacto con el mar y la naturaleza, cogiendo olas con los amigos. Es un ambiente muy sano, pero bien distinto al del resto de los deportes. Por ejemplo, ellos tienen una serie de obligaciones como los entrenamientos y demás, algo que para nosotros no es una carga pues estamos deseando entrar al agua. Si las olas están bien podemos entrenar durante más de cuatro horas diarias. Por otra parte, la gente ha comenzado también a prepararse fisicamente a un nivel realmente profesional. La alta competición lo exige en cualquier deporte. P. ¿En qué momento alcanza un surfista el cénit de su carrera? R. La barrera de los 25 años es el momento cumbre para un surfer. A partir de ahí comienza el declive. Por ello espero alcanzar este año mi objetivo de entrar en la élite con todo lo que eso supone tanto a nivel competitivo como económico. Ahora mismo, en toda Europa, tan solo otros cuatro franceses tienen opciones de lograrlo a corto plazo. P. Habla usted de lo económico, un aspecto en franco crecimiento dentro de los llamados deportes sobre tabla. R. La verdad es que la entrada masiva de patrocinadores, especialmente empresas dedicadas a la ropa deportiva, está permitiendo que llegue mucho dinero al surf lo que es muy positivo pues nos permite, no sólo realizar los importantes gastos generados para acudir a las distintas competiciones, sino incluso ganar dinero, algo impensable hace muy poquitos años. P. ¿Puede considerársele un profesional del surf? R. Desde luego yo gano dinero; de hecho, yo vivo exclusivamente del surf, aunque tengo que reconocer que soy un privilegiado de este deporte en Europa al tener la suerte de contar con unos patrocinadores fuertes que me apoyan. P. ¿Cuál es la mayor exigencia que ha debido afrontar para llegar a la élite? R. Dedicar casi todas mis horas de juventud al surf olvidando los estudios, algo que, al principio, no gustaba nada a mis padres. Ahora, hace ya tiempo que se han dado cuenta de que la elección había sido buena. De todos modos, en la actualidad estoy tratando de aprobar, mediante el bachillerato a distancia, un par de asignaturas que aún tengo pendientes. Eso sí, tengo bien claro que mi futuro, una vez abandonada la competición, seguiré estando unido al surf. P. ¿Cuál es su próxima cita de competición? R. No volveré hasta mediados del próximo mes de junio, la cita es en las Islas Reunión. P. ¿No tiene previsto participar en ninguna cita del calendario vasco? R. Ahora mismo no lo sé, depende de las ganas que tenga, quizás haga algo, aunque la federación no está muy seria por aquí. Además, un profesional no debe participar en eventos amateurs.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de mayo de 1998