Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La extensión del sufrimiento

ETA HA llevado hasta el final la lógica de su amenaza contra todos los cargos públicos del Partido Popular. El doble asesinato de Sevilla extiende la intimidación a cualquier familiar y a todo el territorio español. Pero por duro que sea el trance no hay otra respuesta que la unidad de los demócratas y la eficacia de las fuerzas de seguridad. No cabe recurrir a los mismos métodos que emplean los terroristas ni ceder a sus exigencias. Aun a sabiendas de que no hay forma material de proteger individualmente a los 25.000 cargos públicos del PP y a sus familiares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de enero de 1998