Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESPAÑA CONOCERÁ HOY SUS RIVALES PARA FRANCIA 98

Europa lucha para retener a sus brasileños

España e Italia negocian una fórmula para contar con algunos de sus futbolistas

En medio de incesantes reuniones, el conflicto de los brasileños provocó graves diferencias entre la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), diversas federaciones y varios clubes. El asunto, que viene de lejos, se circunscribe a la convocatoria de 16 jugadores brasileños -todos ellos pertenecientes a clubes europeos- para disputar con su selección el partido amistoso contra Suráfrica, el próximo día 7, y la Copa del Rey Fahd, que se disputará en Arabia Saudí entre los días 12 y 21 de diciembre. A última hora de la noche se encontró una vía de solución muy beneficiosa para los conjuntos europeos. España e Italia hicieron una última propuesta a la CBF que cuenta con el beneplácito de la FIFA y que está pendiente de ser aceptada de fórma oficial, según informaron fuentes de la Federación Española de Fútbol.Este planteamiento divide el problema en dos categorías: equipos con un solo brasileño convocado o con más de uno. En el primer caso -Juninho (Atlético), Flavio (Deportivo), Rivaldo (Barcelona), Ronaldo (Inter), Ze María (Parma) y Emerson (Bayer Leverkusen)-, los jugadores afectados podrían actuar tanto en la Liga el próximo fin de semana como en las competiciones europeas -los que participen en ellas-. En el segundo -Roberto Carlos y Ze Roberto (Real Madrid), Cafá y Aldair (Roma), y Leonardo y André Cruz (Milán)-, un futbolista, a designar por el club, tendría el mismo tratamiento que el equipo que tiene sólo un jugador seleccionado.

Así, en el caso del Real Madrid, que cuenta con Roberto Carlos y Ze Roberto, el club ha elegido al primero de ellos para que esté en los dos partidos, mientras que el segundo no jugaría ninguno.

De esta forma, Rivaldo, Flavio, Roberto Carlos y Juninho, en principio y si la CBF lo acepta, podrían participar tanto en la próxima jornada de Liga como en las competiciones europeas. Por el contrario, Ze Roberto no estará en ninguno de los dos partidos y se incorporará en la fecha prevista a su selección.

Romario es un caso aparte, ya que no juega en el Valencia y llegará cuando Zagallo lo ordene. En Italia se aplicará la misma fórmula que en el fútbol español.

Esta propuesta pone fin a más de 12 horas de reunión, en las que Angel María Villar, presidente de la federación, y los dirigentes de la italiana trataron de convencer a Ricardo Teixeira, presidente de la CBF, y a los representantes de la marca deportiva Nike, que patrocina la selección brasileña. La postura intransigente de la empresa patrocinadora de la CBF ha sido el principal obstáculo con el que se han topado las numerosas propuestas de italianos y españoles, hasta llegar a una solución de compromiso por la cual los clubes retienen a sus jugadores más importantes.

La intervención de la FIFA fue decisiva. El comité ejecutivo manifestó que "el reglamento debe cumplirse: los jugadores deben estar con sus selecciones 14 días antes de los partidos" pero a la vez recomendó cierta flexibilidad. El seleccionador brasileño, Mario Zagallo, atendió estas indicaciones y redujo el periodo de convocatoria a siete días.

Entre los 20 jugadores llamados por el seleccionador brasileño no figura ninguno perteneciente a los ocho equipos que disputan la fase final de la Liga de Brasil. Entre los clubes europeos se considera que la postura de Mario Zagallo es discriminatoria y perjudica gravemente a los equipos de las ligas española, italiana y alemana, donde juegan la mayoría de los internacionales convocados para estos partidos.

También causa malestar el número de partidos que ha organizado Brasil para preparar el Mundial. Desde agosto de 1996 ya ha disputado 25 encuentros, uno cada 20 días. Un ritmo muy superior al del resto de participantes en la fase final de Francia.

De los cabezas de serie, el que más se acerca es Rumania, que ha jugado 19 choques. España tan sólo ha disputado 11 encuentros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de diciembre de 1997