Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL SEGUNDA DIVISIÓN

El Levante despido a su entrenador, José Enrique Díaz

Con apenas un tirito y medio, si llega, el Leganés pescó tres puntos. El equipo madrileño sumó su primera victoria como visitante y lo hizo ante un equipo completamente roto: el Levante, sin defensa, sin ataque, sin nada. Y desde ayer, sin entrenador. Tuvo a Vicentín, el juvenil de los 200 millones de dólares de cláusula de rescisión, que salió al final del partido, y nada más.A José Enrique Díaz, destituido anoche como entrenador levantino, le despidió del banquillo un Leganés que vivió permanentemente pegado a su larguero, sin más objetivo que observar la incapacidad inmensa del Levante en ataque. Un detalle simboliza lo que es este Levante: su máximo goleador, el delantero centro José María, con tres tantos, es el encargado de lanzar los saques de esquina. El equipo camina a toda máquina hacia el descenso, como penitencia inexcusable por haber destrozado el buen conjunto que Mané fojó la campaña pasada.

MÁS INFORMACIÓN

Si el Leganés se limitó a defender en el primer tiempo, en el segundo no fue más lejos. El Levante, pese a ir perdiendo, no abandonó nunca su defensa de cuatro, con todos pendientes de Cathana, que no sabía a qué venían tantas atenciones. Tras la derrota cosechada, José Enrique Díaz fue relevado. A partir de hoy pasará al terreno burocrático, como director deportivo del equipo. En la tercera jornada cayó Emilio Cruz. Ayer, en la decimoquinta, Díaz. El Levante parece dispuesto a batir récords. En todos los sentidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de noviembre de 1997