Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL DECIMOTERCERA JORNADA DE LIGA

"El Iiderato me da igual "

Heynckes, satisfecho por la reacción de sus jugadores

Jupp Heynckes dice que la situación de la que goza el Madrid ahora, en la cabeza de la tabla, le da lo mismo. "El liderato me da igual, lo importante es la reacción del equipo a la hora de remontar un partido que iba perdiendo desde el inicio". Para lograr esta reacción, el entrenador alemán recurrió, entre otras cosas, a la sustitución de Raúl. Heyrickes explicó el sorprendente cambio: "Lo que intentaba era proporcionar frescura a mi equipo". Hacía tiempo que el técnico alemán meditaba dar un respiro al jugador, que a los numerosos partidos que lleva a cuestas une una lesión. No hubo más comentarios. Heynckes, en cambio, sí habló más claro de otras cuestiones. Le desagradó especialmente, por ejemplo, el penalti no señalado a Mijatovic en la primera mitad, y con la misma rotundidad, que no hubo pena máxima en el derribo a Joseba Etxeberria. Por lo demás, Luis Fernández y Jupp Heynckes vieron dos partidos donde posiblemente no hubo ninguno. Donde Heynckes vio miedo por parte del Athletic, Luis Fernández vio cansancio por el esfuerzo desplegado en la primera parte. Donde Heynckes vio juego y toque por parte del Madrid, Luis Fernández vio una actitud defensiva. Ni en el valor del punto conseguido hubo el más mínimo acuerdo. A Luis Fernández le pareció interesante, mientras Heynckes consideraba que su equipo pudo y debió ganar el encuentro en la segunda mitad. El resto fue anécdota y protocolo, una constante apelación a la disputa, el esfuerzo, la moral, el carácter de los jugadores. Todos los adjetivos que se utilizan cuando en realidad hay poco que decir sobre lo ocurrido. Luis Fernández respondió al entrenador madridista sobre el presunto miedo del Athletic señalando: "Yo no he visto que el Madrid hiciera aquí el partido que ofreció frente al Valladolid. Quizá debieran pensar más en su rendimiento que en el contrario". Sin embargo, a Heynekes le pareció que el Athletic trató a su equipo con un "profundo respeto" en la segunda mitad, en virtud de los cambios que introdujo Luis "quitando dos jugadores ofensivos para introducir dos defensivos". Sobre ese particular Luis Fernández no se sometió a discrepancia alguna: "Sin comentarios", fue la única respuesta cuando se le interrogó sobre las sustituciones.

En definitiva, como no hubo partido, cada cual vio lo que quiso ver. Heynckes, el dominio de la segunda mitad; y Fernández, las ocasiones fallidas de Roberto Ríos y Ferreiro que podían haber sentenciado el encuentro. Quizá no hubo más. El resto era imaginación, protocolo, rutina. La actuación arbitral, muy discutida por el público, sólo fue atendida por los entrena d Í ores en lo que afectó a la solicitud de penas máximas. La rotundidad de Heynckes al entender el perjuicio causado al Madrid fue más comedida en Luis Fernández, que no de dicó especiales comentarios a circunstancias anecdóticas, por ejemplo, el hecho de que el gol del empate surgiera de un rebote en el propio árbitro que desniveló la jugada defensiva del Athletic.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de noviembre de 1997