Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía registra las sedes de Mitsubishi y Toshiba por supuestos pagos a la mafia

La policía japonesa registró ayer las sedes de los gigantes de la electrónica Mitsubishi Electric y Toshiba en busca de pruebas sobre posibles pagos a grupos mafiosos de Japón, en una acción que empieza a ser habitual.

Dos directivos de ambas compañías, Yoshiki Sugiura, de Mitsubishi y Takeshi Watanabe, de Toshiba, fueron detenidos por su relación con los pagos ilegales a los sokaiya, mafiosos especializados en obtener dinero de empresas bajo amenaza de minar la imagen de las compañías haciendo públicos escándalos. La investigación de pagos ilegales es moneda habitual en Japón desde hace meses y ha afectado, entre otras, a algunas de las entidades más importantes como Nomura, Nikko o Yamaichi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de noviembre de 1997

Más información

  • Detenidos dos directivos por su relación con los sobornos