Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL GRAN CLÁSICO DE LA LIGA

Máximo goleador contra menos goleado

El Bernabéu acoge a dos equipos con rasgos antagónicos

Estadísticamente, el duelo es fácilmente catalogable: se enfrentan esta noche en el Bernabéu el equipo que más goles ha marcado en lo que va de Liga (el Barcelona, empatado a 20 tantos con el Atlético), contra el conjunto que menos tantos ha recibido (el Madrid, tan sólo uno). Es un dato a tener en cuenta. Pero hay más. Una disección de los goles anotados y encajados por uno y otro equipo permite orientarse un poco por dónde y cómo puede discurrir la cita de esta noche.El más ofensivo.

El Barça no juega bien, pero marca goles. Suma 20 ya, los mismos que el Atlético. Su media es de 2,5 tantos por encuentro. El Madrid lleva ocho menos, sólo 12, a un promedio de 1,5. Conclusión: los azulgrana anotan por partido un gol más que los blancos. El Barça nunca se ha quedado sin anotar; el Madrid, dos veces.

El más seguro. El Madrid no marca demasiados goles, pero tampoco los recibe. Sólo Juninho ha sido capaz de batir a Cañizares. Sucedió en el estreno del campeonato. Desde entonces, hace ya siete partidos, el guardameta blanco no ha encajado un solo tanto. La portería del Barcelona ha sido perforada seis veces. Sólo en cuatro ocasiones se quedó con su marcador en contra a cero.

Dependencia.En el Madrid y en el Barça no marca cualquiera. Cinco futbolistas acaparan los tantos del equipo de Heynckes (Morientes, 4; Raúl, 3; Mijatovic y Seedorf, 2; Suker, 1). En el Barcelona seis futbolistas se distribuyen los goles (Rivaldo y Luis Enrique, 6; Oscar, 4; Anderson, 2; De la Peña y Giovanni,1). Es decir, el 80 por ciento del poder realizador azulgrana procede de Rivaldo, Luis Enrique y óscar.

Desde la tercera jornada, nadie marca en el conjunto catalán si no es uno de esos tres. Los últimos 12 goles han sido suyos.

Tramos malditos. El Barcelona no tiene preferencias de minutaje para depositar sus goles. Ha marcado en todos los tramos de sus partidos. Sin embargo, sí tiene un pasaje maldito en cuanto a tantos en contra: el 80% los ha sufrido entre el minuto 24 y el 36. El peor momento del Madrid también se sitúa alrededor del descanso: o anota en la primera media hora o en la última, pero no entre medias.

Balón parado. Domina el Barça. Cinco de sus tantos han llegado de acción a balón parado (un penalti, un golpe franco, dos libres indirectos y un córner). En cambio, en la producción realizadora del Madrid no aparece esta faceta. Hasta el único penalti del que dispusieron los blancos lo desperdició Suker.

De la Peña, el asistente. Es el rey de los pases de gol. De la Peña ha repartido ya seis asistencias en lo que va de Liga. En el Madrid, ningún jugador llega a dos.

Desde cerca. Geográficamente, los goles del Madrid y los del Barça enseñan conexiones. La mayoría de sus tantos han procedido de remates realizados desde el interior del área. Los azulgrana sólo en tres ocasiones (15%) han alcanzado la red contraria desde lejos. Los del Madrid, en dos (16%).

Por el suelo. La estadística obliga a pensar que los goles que vea esta noche el Bernabéu llegarán por abajo. El Madrid está virgen en este sentido: ni ha marcado de cabeza, ni ha encajado así -lo que, dado que el curso pasado flojeaba en defensa precisamente por alto, ya es un dato importante- La producción aérea del Barcelona se reduce al testarazo de Anderson que supuso el 2-0 ante el Deportivo. Pablo Paz, del Tenerife, es el único jugador que ha conseguido superar a Hesp con un remate de cabeza.

El factor campo. Aunque el Madrid hace ya tiempo que no pierde en el Bernabéu, la Liga 1997-98 dice que se muestra más efectivo lejos de su estadio que en él: suma 8 puntos en casa (66% de los posibles), por 10 fuera (83%). El Barça experimenta la sensación contraria: conquistó12 puntos en el Camp Nou (100%) y 10 a domicilio (83%).

La racha de Heynckes. Los entrenadores no marcan goles ni los reciben, pero sí disponen de estadísticas jugosas. La de Jupp Heynckes contra el Barcelona, por ejemplo, conviene tenerla en cuenta. Sentado en el banquillo del Athletic y del Tenerife se enfrentó ocho veces en Liga al club azulgrana. Su balance es extraordinario: tres victorias, cuatro empates y una derrota. Perdió precisamente en su estreno ante los catalanes, pero desde entonces (7-11-92), no ha conocido derrota alguna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de noviembre de 1997