Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MUNDIAL DE MOTOCICLISMO

Los pilotos españoles fracasan en Brasil

El rey Mick Doohan (Repsol-Honda) tendrá que esperar una mejor ocasión para sumar su cuarta corona mundial de 500cc. Los pilotos españoles también tendrán que aguardar otra oportunidad para brillar. Ayer en Brasil, en el Gran Premio de Río, décimo de la temporada, ni el uno ni los otros consiguieron sus objetivos. El campeón australiano venció en el medio litro, pero no sumó los puntos necesarios para certificar su título. Y la representación española ofreció una actuación decepcionante. Lo mejor fue la séptima posición de Jorge Martínez, Aspar (Airtel-Aprolia), en 125cc, en una carrera que ganó el italiano Valentino Rossi (Aprília). En 250cc se impuso el francés Olivier Jacque (Honda).La repetida ausencia por lesión de Alex Crivillé ha cargado a Carlos Checa (MoviStar-Honda) con la responsabilidad de tirar del carro español. Ayer, sin embargo, su opción duró apenas tres minutos, lo que tardó en irse por los suelos en la segunda vuelta. Viajaba en cuarta posición y quiso ir tras Doohan, que abría hueco entre el resto. Le quedaba el obstáculo del japonés Norifumi Abe (Yamaha) y pretendió deshacerse de él inmediatamente. Se precipitó y se cayó. "Debo tener más paciencia", reconoció, "y aprender de los errores".

Eliminado Checa, quedaron solos en cabeza Doohan y su compañero japonés Tadayuki Okada. El desenlace -nadie pensó que fuera de otra manera- favoreció al campeón australiano aunque este resultado retrasa su coronación. En el Mundial manda con 116 puntos de ventaja y lo más normal es que se proclame campeón en la próxima carrera, en Inglaterra, el 17 de agosto. Tercero en el cajón de Jacarepaguá, con el futbolista Romario entregando los trofeos, fue el italiano Luca Cadalora (Yamaha). Los españoles sumaron el escaso botín de los dos puntos de Alberto Puig (MoviStar-Honda) por la 14ª posición.

La esperanza de Aspar, como la de Checa, fue efímera. Duró lo que tardó en darse cuenta de que su motor no corría. Y mediada la carrera de 125cc debió renunciar a pelear por el podio. Se escaparon Rossi y el japonés Noburu Ueda (Honda), que se disputaron el triunfo. Ganó otra vez el joven italiano -ocho victorias en 10 carreras-, que en el Mundial domina con claridad y se acerca al título.

En 250cc la carrera se decidió en la última vuelta entre Jacque y el japonés Tetusya Harada (Aprilia). Jacque acabó imponiendo su dominio de las frenadas al mejor motor de Harada. Tercero se clasificó otro japonés, Tohru Ukawa (Honda).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de agosto de 1997