_
_
_
_
_

El Barça intentará sacar el triple por Ronaldo

Núñez puede solicitar 8.000 millones por derechos de formación y promoción

El Barça tiene una carta escondida para conservar a Ronaldo. La directiva de Josep Lluís Núñez puede llegar a solicitar, con la normativa de la FIFA en la mano, una indemnización multimillonaria para que el brasileño siga en el Barça. Además de los 4.800 millones fijados en la cláusula de rescisión, el club azulgrana podría exigir al Inter una indemnización próxima a los 8.000 millones de pesetas por los derechos de formación y promoción, válidos para jugadores extracomunitarios. La suma resulta de la multiplicación de los ingresos de Ronaldo por un coeficiente en función de la edad del jugador.La circular de la FIFA, emitida el 4 de junio, recordó a las federaciones que sólo se puede producir el traspaso de un jugador bajo tres supuestos: que falten seis meses para que expire un contrato, si existen causas justificadas o si hay un acuerdo entre ambas partes. Como el Barca desea retener al jugador, se apresuró a declararlo intransferible, invalidando la posibilidad de que el Inter de Milán recurriera al pago de la cláusula de rescisión para fichar a Ronaldo. La federación española, además, basándose en la norma de la FIFA, avisó que no daría la licencia al brasileño para jugar en Italia.

Más información
30 millones pese a no jugar

Pero el Barça, además de acogerse a todo ese galimatías legal, puede ampararse en aspectos crematísticos. La misma circular de la FIFA recuerda que un club de la Unión Europea o del espacio económico europeo puede exigir los derechos de formación y promoción de un jugador a la hora de hacer el traspaso. La norma es la siguiente: "Los clubes mantienen hasta el 1 de abril de 1999 el derecho a exigir una Indemnización de formación y/o de promoción conforme a lo estipulado en el artículo 14 del reglamento relativo al estatuto y a las transferencias de los jugadores de fútbol. El cobro de esta exigencia para jugadores comunitarios está derogado. La FIFA acordó en abril anular en este sentido la distinción entre futbolistas comunitarios y extracomunitarios. Pero en la polémica circular del pasado 4 de junio, la FIFA dio marcha atrás y mantuvo el trato desigual hasta 1999.

La indemnización por los derechos de formación se basa en la multiplicación de los ingresos brutos por un coeficiente variable, fijado según la edad del jugador. Ronaldo, por su edad -tiene 20 años-, estaría encasillado en el apartado 12, el más gravoso, que abarca a jugadores de 14 a 21 años. Los ingresos brutos -500 millones- se multiplican por 12 -6.000 millones- y después a esa suma se le multiplica el 20% -7.200 millones-. Eso sin los pluses por ingresos y primas. Xavier Aguilar, tesorero del Barça, insistió ayer en que la voluntad del Barca es lograr la continuidad del jugador: "Seguimos el asunto con mucha preocupación y, si no lo consigue el Barça, difícilmente otro equipo en el mundo lo podrá conseguir. El asunto se resolverá de forma natural, pero lo normal es que se quede por razones económicas y deportivas".

Mientras que el Barça se acoge a la circular de la FIFA, Ronaldo hace caso omiso de ella. Ayer, a su llegada a París, donde Brasil jugará hoy ante Inglaterra en el Torneo de Francia, afirmó: "No quiero volver atrás".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_