Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SEMIFINALES DE LA LIGA DE CAMPEONES

El Borussia Dortmund respira a última hora

El Manchester desperdició sus ocasiones

Un tiro lejano de Tretschok coloca al Borussia de Dortmund en un situación extremadamente ventajosa para el partido de vuelta frente al Manchester United. Esta clase de resultados son más productivos en los torneos europeos de lo que parece. En cualquier caso, el encuentro de Old Trafford no diferirá en nada del duelo que mantuvieron alemanes e ingleses en el primer partido. Hubo más choque que juego, más deseo que ideas, más combate que estilo.Cualquier encuentro entre equipos de Alemania e Inglaterra resulta especialmente atractivo por lo extrafutbolístico. Son dos países que han librado incontables combates en todas las facetas (ayer, antes del partido, fueron detenidos 30 hinchas en un enfrentamiento entre aficionados de los dos equipos). En el fútbol también, de ahí que su rivalidad tenga un aroma especial.

Sobre el juego, no hubo grandes diferencias. El Borussia, fiado a su potencia, aunque limitado por sus numerosas bajas, Sammer, Riedle y Kohler a la cabeza. El Manchester, que tampoco anda manco en el aspecto físico, fue al choque y esperó alguna genialidad de Cantona, alguna internada de Giggs y algún remate de Beckham, sus tres jugadores más cotizados.

El primer tiempo discurrió de forma monótona, sin control sobre la pelota, aunque el balón no es el objeto más querido por estos dos equipos. El partido se volvió fragoroso, con muchos pases largos y con la iniciativa de parte del Borussia, que no tuvo claridad para encontrar las fisuras en la defensa del Manchester.

El juego mejoró en el segundo tiempo, que se disputó entre las oportunidades perdidas por el Manchester -Butt lanzó un disparo al poste y Heinrich sacó en la raya un tiro de Beckham-y el interés del Borussia por marcar. Finalmente todo dependió de la fortuna: Tretschok agarró un remate que golpeó en Pallister y sobrepasó a Van der Gouw.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de abril de 1997