Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos dejan a Sanz en evidencia

Lesiones fantasmas asuelan al Madrid. Lorenzo Sanz pidió el aplazamiento del partido de Tenerife alegando hechos irreales. Ni las lesiones de Chendo, Alkorta y Amavisca les impiden jugar ni Roberto Carlos y Zé Roberto tienen que irse el sábado a Brasil. Aseguraba el club que con esas cinco bajas el total de ausencias se elevaba a 10. El precedente del Betis empujó a Lorenzo Sanz a pedir el aplazamiento. Pero ni siquiera el jefe de los servicios médicos del club, Alfonso del Corral, sabía que se solicitaba la suspensión por a lesión de tres futbolistas que, según él, "pueden jugar en Tenerife".

Los servicios médicos del Real Madrid no tienen nada que ver con la decisión del club blanco de solicitar el aplazamiento del partido ante el Tenerife. Oficialmente, el único futbolista lesionado de la plantilla madridista es Fernando Redondo, al que se intentará recuperar para el siguiente partido, ante el Compostela. Alfonso del Corral no ha firmado estos días ningún otro certificado de baja. Ni Chendo, ni AIkorta, ni Amavisca estaban, ni están, lesionados. O al menos, no lo suficiente como para perderse el partido del domingo.La petición de suspensión del partido salió el miércoles de las oficinas del Bernabéu sin consulta previa con los médicos o los jugadores afectados. Sólo Chendo llamó al club para informar que no podía localizar al doctor y los dolores iban en aumento. Queda la duda de si Fabio Capello estaba enterado del asunto. El técnico, requerido el jueves para que diera su opinión sobre el asunto, se limitó a hacer la siguiente declaración: "Que hable el presidente".

El Madrid basó su solicitud de suspensión en que no podía disponer de 10 de sus futbolistas para el partido del domingo. Explicaba el club que cuatro estaban fuera de España -Panucci, Seedorf, Mijatovic y Suker-, concentrados con sus selecciones, que dos más tenían que irse el sábado, Roberto Carlos y Zé Roberto, y que otros cuatro estaban lesionados: Redondo, Chendo, Alkorta y Amavisca.

La federación rechazó su petición alegando que Roberto Carlos y Zé Roberto no estaban obligados, a viajar a Brasil antes del lunes. Más que nada, porque según los reglamentos de la FIFA, si se trata de un partido amistoso, como es el caso del que enfrentará a Brasil con Chile el miércoles basta con que los jugadores lleguen a la concentración de su selección con 24 horas de antelación. El propio Roberto Carlos desmintió haber recibido orden alguna que le obligara, a cambiar sus planes: "Hasta el lunes no tenemos que irnos. Y el seleccionador, Zagalo, no nos ha llamado para decirnos que tengamos que viajar antes".

La negativa de la federación se basó, asímismo, en que el Madrid no aportaba ningún certificado médico que demostrara las lesiones de Chendo, Amavisca y Alkorta. Del Corral se presentó el jueves ante los medios de comunicación, sin ser siquiera requerido, y explicó, en un tenso monólogo, por qué el Madrid no presentó los certificados de baja. "Pregúnteselo" dijo "a quien presentó la solicitud".

El jefe de los servicios médicos del Madrid se mostró indignado por no haber sido informado de los hechos. "El miércoles por la tarde" señaló "fue complicado localizarme. Primero, porque estaba operando. Y segundo, porque mi teléfono móvil es una birria. Me enteré de todo a las siete y media de la tarde. Es doloroso que se ponga a los médicos en tesituras de este tipo. Nosotros estamos sencillamente para curar o, al menos, intentarlo. En medicina hay cosas negras y blancas. Pero también las hay, grises. Muchos jugadores han saltado al césped con esguinces, golpes o fiebre. Y nada ha pasado. Hay que llegar a un acuerdo para clarificar estas cosas".El mismo día de los hechos, el miércoles, Del Corral había declarado, apenas unas horas antes de que se presentara la solicitud de aplazamiento, que el problema de Chendo no era importante. "Lo más probable es que no le impida jugar en Tenerife", dijo. Y que Amavisca evolucionaba bien de su lesión en el codo. A Alkorta, ni se refirió. Horas más tarde, el Madrid presentaba un recurso afirmando que esos tres jugadores estaban lesionados.

Jugadores sorprendidos

Los protagonistas de la historia prefirieron no entrar en polémicas. Pero afirmaron, igual que Del Corral, que sí pueden jugar. Chendo no se entrenó el jueves por mera precaución. Alkorta y Amavisca sí lo hicieron. Ambos declararon que para ellos hubiera sido mejor que se suspendiera el partido, "pero si hay que jugarlo, se juega" añadieron. "Es cierto que si me doy un golpe en el brazo me duele. Pero si es necesario que vaya a Tenerife, aunque sea para estar en el banquillo, iré" dijo Amavisca.Chendo, otro de los afectados, no dudó en mostrar su extrañeza por la petición del club: "Me ha sorprendido. Tras el entrenamiento del miércoles no había nada, pero por la tarde se me inflamó el tobillo. Quise localizar al doctor y no pude, por lo que llamé al club. A partir de ahí no sé nada".Ningún miembro de la plantilla quiso traducir las medidas tomadas por el club como una muestra de falta de confianza hacia los que no juegan habitualmente, y que lo tendrán que hacer en Tenerife. Por si acaso, Chendo afirmó: "Se trata de jugadores de Primera y de enorme categoría. Si no, no estaríamos en el Madrid".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de marzo de 1997

Más información

  • Del Corral afirma que Chendo, Alkorta y Amavisca pueden jugar con el Madrid en Tenerife