Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gillette compra la empresa de pilas Duracell por casi 900.000 millones de pesetas

El fabricante de utensilios para el afeitado Gillette anunció ayer que comprará la empresa de pilas alcalinas Duracell mediante un intercambio de acciones por valor de 7.000 millones de dólares (unos 885.000 millones de pesetas). La operación se realízará mediante un canje de acciones. En un comunicado conjunto que anunciaba la fusión, los presidentes de ambas compañías dijeron, respectivamente, que se trataba de una "excelente estrategia para Gillette" y de "una oportunidad para ampliar el liderazgo internacional de Duracell en el sector de las pilas".

Otra gran operación llama a las puertas del gran mercado mundial. En esta ocasión se trata de la compra de Duracell por parte de Gillette, que ayer mismo se acordó en Nueva York. La fusión se hará efectiva a finales de año. Los accionistas de Duracell recibirán 0,904 acciones de Gillette por cada acción que posean. La valoración de cada acción de Duracell es de 58,85 dólares, lo que significa un 20% más de su valor de cotización. Gillette emitirá 108 millones de acciones nuevas que se añadirán a los 455,8 millones actuales.El acuerdo contempla que la empresa Koffiberg Kravis Roberts & Co. (KKR) venda su participación en Duracell, que se eleva al 34%. KKR, una entidad que compra empresas para aumentar su valía y luego revenderlas, había comprado Duracell a Kraft en el año1988 por 1.800 millones de dólares (unos 228.000 millones de pesetas).

A media mañana, tras conocerse la noticia, las acciones de Duracell subían el 15,8% (casi ocho dólares) en la Bolsa, mientras las de Gillette caían 1,25 dólares (1,9%). Los expertos que se pronunciaron a lo largo del día de ayer sobre la fusión confirmaron que se trataba de una estrategia perfecta para ambas compañías.

Diversificación

Gillette, radicada en Boston (Massachusetts), es el primer productor mundial de maquinillas, espuma de afeitar y máquinas eléctricas, que fabrica bajo la marca Braun. También posee la marca Oral-B de cepillos dentales, los bolígrafos Paper Mate, Parker y Waterman y otros objetos de consumo y electrodomésticos. Uno de sus principales valores es su gran implantación internacional: Gillette vende casi el 70% de sus productos fuera de EE UU. Ahora, con la entrada en Duracell, da un paso más en su diversificación. En el último ejercicio, su actividad tradicional alcanzaba el 39% de su cifra de negocio.

Charles R. Perrin, presidente de Duracell, resaltó ayer que esperan beneficios de la "significativa presencia de Gillette en mercados en los que Duracell no tiene una representación tan fuerte". La capacidad de distribución de Gillette puede aumentar las ventas extranjeras de Duracell, que actualmente suponen el 45% de su mercado.

Duracell, creada en 1916 bajo el nombre de Philip Rogers Mallory (su fundador), tiene su sede en Bethel (Connecticut). También es líder mundial, pero en EE UU se enfrenta a la seria competencia de Energizer, propiedad del conglomerado Ralston-Purina. Tiene cinco plantas en Estados Unidos y otras cinco en el resto del mundo (en Europa, en Bélgica, junto a un centro tecnológico en el Reino Unido). En España cuenta con una filial comercial y alcanza una cuota del 34% del mercado, ocupando el primer lugar. Gran parte de su éxito en España y en el mundo lo debe a su campaña publicitaria en el que su mascota -un conejo- no deja de tocar el tambor mientras otros, impulsados por otras pilas, van cayendo al suelo. Mientras, en ese mismo periodo, Duracell vendió en todo el continente pilas por valor de 614 millones de dólares.

Las ventas de Gillette sólo en Europa occidental ascendieron a 2.470 millones de dólares. Su implantación mundial es mayor que la de Duracell. En España contaba con una planta en Alcalá de Guadaira (Sevilla), que cerró para trasladar la producción a fábricas del este europeo, donde la mano de obra es más barata. Este cierre, en 1994, supuso fuertes protestas de los trabajadores. En Europa tiene plantas en Reino Unido, Alemania, Rusia, Polonia y Turquía.

El presidente y ejecutivo jefe de Gillette, Alfred M. Zeien, resaltó en el comunicado conjunto que "no se trata de una diversificación sino de un brazo adicional" para su negocio, muy enfocado al consumo directo y "tecnológicamente orientado". En otras palabras, Gillette ocupará más espacio en las estanterías de supermercados y grandes almacenes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de septiembre de 1996

Más información

  • La operación se realizará mediante el canje de acciones