_
_
_
_
_

CiU niega que haya pedido la eliminación de Vidal-Quadras

Enric Company

Dos destacados miembros de Convergència i Unió (CiU), Macià Alavedra, consejero de Economía del Gobierno catalán, y Felip Puig, secretario de organización de Convergència, negaron ayer que la coalición nacionalista haya perseguido la eliminación de Aleix Vidal-Quadras como presidente del Partido Popular (PP) en Cataluña. Con esta toma de posición, CiU salía al paso de los esfuerzos de Vidal-Quadras para presentar su probable sustitución al frente del PP catalán como fruto de una exigencia de los aliados nacionalistas de su partido.Ésta ha sido la línea de defensa escogida por el líder popular en Cataluña desde que, en res puesta a las peticiones de CiU, el secretario general del PP, Francisco Álvarez Cascos, desautorizó los ataques lanzados por el propio Vidal-Quadras contra CiU y el PNV en una conferencia dictada en Santander el 6 de agosto. Vidal-Quadras elevó ayer el tono de esta defensa mediante un artículo, publicado en el diario El Mundo, en el que sostiene, entre otras cosas, que "la utilización coactiva del actual pacto entre CiU y el PP para poder golpear a placer a un adversario ideológicamente maniatado y amordazado no es compatible con la dignidad de la sociedad española".

Reunión en La Moncloa

Vidal-Quadras también dijo: "Sus exigencias de mi defenestración son puro teatro, destinado a amedrentar al Gobierno y al PP para que desmantelen sus posiciones en Cataluña y se acuclillen en la autocensura".En respuesta a esta última acusación, Felip Puig afirmó: "Intenta ahora [Vidal-Quadras] aparecer como mártir y víctima de las exigencias de CiU, cuando nosotros no nos hemos inmiscuido nunca en sus asuntos". El dirigente de CiU dijo que la coalición denunció en su momento que la conferencia de Vidal-Quadras en Santander -en la que éste acusó a los nacionalismos catalán y vasco que perseguir la disgregación de España y de ser un tumor para la democracia- "fue una provocación, rayana en la descalificación y el insulto". Y agregó que eso no significa que CiU tenga que admitir ahora, como el líder popular pretende, que se les instrumentalice y se les haga aparecer "como actores para resolver los problemas que [Vidal-Quadras] pueda tener en su casa".

Vidal-Quadras sigue esperando instrucciones del presidente del Gobierno, José María Aznar. Pero éstas no llegan y las fuentes del PP en Madrid y de la Moncloa insisten en que quienes se ocupan de los asuntos del partido son el propio Álvarez Cascos y el coordinador general, Ángel Acebes. En la Moncloa, Aznar, Álvarez Cascos, y el vicepresidente económico, Rodrigo Rato, celebraron una reunión para preparar el Consejo de Ministros de mañana y el viaje del presidente a Centroamérica. Fuentes oficiales indicaron que en esa reunión no se abordaron cuestiones relativas al partido.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_