Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho países contarán con dos equipos en la Liga de Campeones de la temporada 97-98

La UEFA acordó ayer en Ginebra (Suiza) ampliar la fase final de la Liga de Campeones de 16 a 24 equipos a partir de la temporada 1997-98. Además de los 48 campeones de Liga, participarán otros ocho equipos, por invitación. Los campeonatos más poderosos contarán con dos representantes. Ocho cabezas de serie entrarán directamente en la fase final. En julio habrá una preliminar con 32 equipos. Y en agosto, una segunda, con otros 32, en la que ya jugarán los invitados. La final de la Copa de la UEFA pasará ese año a jugarse a partido único en campo neutral.

El acuerdo de la UEFA supone que ocho federaciones tendrán derecho a contar con un segundo equipo en la fase de clasificación, el subcampeón liguero. Esta medida supondrá un aumento considerable del número de encuentros eliminatorios, que se jugarán en dos fases. En julio se disputará un ronda preliminar de la que saldrán 16 equipos. A ellos se unirán otros 16 equipos, entre ellos, los ocho "suplementarios" de los países que contarán con dos clubes. Y estos 32 equipos jugarán una segunda fase en agosto (un conjunto español, por tanto, tendrá que iniciar entonces su competición). Los 16 procedentes de la misma y los ocho campeones de las federaciones mejor situadas en la clasificación de la UEFA -cabezas de serie- participarán en la Liga de Campeones.En la Liga de Campeones, los 24 equipos estarán divididos en seis grupos de cuatro. Los campeones de cada serie y los dos mejores segundos -según criterios aún por determinar- jugarán en abril los cuartos de final a doble partido. La UEFA pretendía en principio que la Liga de Campeones se dividiese en cuatro grupos de seis, y que los dos primeros de cada uno de ellos disputasen los cuartos de final a un sólo encuentro. El acuerdo adoptado ha sido una solución de compromiso y se han tenido en cuenta las reservas expresadas por los representantes de las ocho principales federaciones del fútbol europeo (España, Italia, Alemania, Francia, Inglaterra, Portugal, Holanda y Bélgica), que se reunieron previamente para debatir el asunto que después trataría el Comité Ejecutivo de la UEFA.

Los presidentes de las federaciones de Alemania, España, Inglaterra y Francia pidieron un tiempo de reflexión. "El proyecto no parece demasiado inmediato ante la falta de homogeneidad de las diferentes Ligas nacionales, que van de 18 a 22 equipos. Este número de equipos plantea problemas de calendario", manifestó el presidente de la Federación francesa, Claude Simonet. El presidente de la Federación Española, Ángel María Villar, recurrió además a la defensa de las selecciones nacionales para justificar esa postura.

La reforma fue apoyada sobre todo por Rafael Pagnozzi, alto cargo de la Federación italiana, y también, con ciertas condiciones, por Holanda, Bélgica y Portugal. Kurt Hempel, el patrón de la empresa Team que gestiona los derechos de televisión de los partidos de la UEFA, por su parte, indicó que si hay problemas de calendario "se firmará un nuevo contrato por tres años, a la espera de que las federaciones reduzcan el número de sus Ligas para encontrar fechas".

Aunque la reforma propuesta por la UEFA ha sido admitida, sin haberse sometido a votación, todavía está pendiente la regulación de algunos detalles. "Tenemos que profundizar en esta fórmula y encontrar las soluciones adecuadas. Una comisión regulará los detalles para su puesta a punto (fechas, transmisiones televisivas, etcétera) antes de someterlo a una aprobación definitiva en el próximo comité", declaró Gerhard Aigner, secretario general de la UEFA, tras una reunión de cuatro horas en un hotel de Ginebra.

Una de las decisiones que quedan aplazadas es la de establecer los criterios a seguir para determinar qué federaciones tienen derecho a contar con un segundo equipo. Se barajan dos posibilidades. Que sean, las ocho mejor colocadas en la clasificación de la UEFA, o bien las que hayan contado con un equipo en los cuartos de final de la Liga de Campeones de la campaña anterior. El Comité Ejecutivo también ha decidido ayer que, a partir de la temporada 1997-98, las finales de la Copa de la UEFA y la Supercopa se disputen a un sólo partido en terreno neutral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de agosto de 1996

Más información

  • La final de la Copa de la UEFA pasará a jugarse a partido único en campo neutral