Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RALLY ACROPOLIS

La reválida para Carlos Sainz pasa por las carreteras de Grecia

Para Carlos Sainz y su Ford Escort, el Rally Acrópolis de Grecia, cuarta prueba del campeonato del mundo, tiene etiqueta de reválida. Después de su inesperado triunfo en Indonesia, que le colocó en segunda posición del Mundial, el piloto madrileño busca confirmar su buen arranque de temporada en la carrera más complicada del calendario. Sobre las abruptas pistas griegas, Sainz teme tanto a los Subaru y al Mits Ubishi del finés Tommi Makinen, líder del Mundial, como a la falta de competitividad y fiabilidad de su coche.Será difícil que en el Acrópolis se produzca una hecatombe de favoritos, como ocurrió en Indonesia. Entonces, los abandonos de Makinen y del actual campeón, el escocés Colin McRae (Subaru), posibilitaron la victoria de Sainz, cuyo mejor argumento fue la perseverancia, más que la competitividad de su coche. Los tiempos del Ford nunca estuvieron a la altura de los Subaru y los Mitsubishi.

En Grecia, el piloto español pretende contar sobre sus virtudes y no esperar los fallos ajenos. Por eso ha trabajado para mejorar el rendimiento del motor de su coche y evitar las pequeñas averías que hasta ahora han sido frecuentes. Tampoco el funcionamiento del equipo ha sido impecable y la óptima situación de Sainz en el Mundial -segundo, a cinco puntos del líder- se debe sobre todo a sus manos.

Este año, el Acrópolis ha dulcificado su recorrido, pero sigue siendo una carrera rompecoches. Las pistas de tierra, recubiertas de piedras y polvo, y repletas de agujeros, examinan la resistencia de los vehículos. Y el calor pone a prueba a los pilotos. Se trata de una carrera favorable para Sainz, que se impuso en 1990 y 1994.

Los favoritos son los de toda la temporada: los Subaru de McRae y el sueco Kenneth Eriksson, y el Mitsubishi de Makinen. Sainz y el Ford parten más atrás en los pronósticos por la diferencia de fiabilidad mecánica respecto a la competencia. Junto al piloto madrileño se alinea esta vez el belga Bruno Thiry. Sainz abrirá hoy la carrera, que cuenta con 454 kilómetros y 21 tramos cronometrados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de junio de 1996