Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CARLOS SORIAALPINISTA

"Desde el 'pirulí' se contempla la sierra de Guadarrama"

CARLOTA LAFUENTE Carlos Soria (57 años) comenzó a escalar en la Pedriza hace 40 años con alpargatas, morral y cuerdas de cáñamo. Uno de los primeros madrileños en aventurarse por las cumbres de los Alpes, el Cáucaso o el Himalaya es ahora un "anciano" del alpinismo, que alterna el piolet con los trastos de tapicero, su oficio. Soria participa, junto con otros grandes montañeros, en las Jornadas de Alpinismo del Club Peñalara.

Pregunta. Un madrileño subido al pirulí, ¿qué montañas contemplará?

Respuesta. Si es un día claro verá la sierra de Guadarrama y, sí se fija bien, Gredos. Pero si quiere ver un buen espectáculo que suba a la cumbre de Peñalara, porque desde ahí se ven los Picos de Europa algunos días de enero,en que la atmósfera está muy limpia.

P. ¿Alguna vez lo ha pasado tan mal en una escalada para pensar "no vuelvo más"?

R. Lo piensas, pero luego se te pasa. Fue mucho peor este verano, cuando estuve ingresado un mes en un hospital por unas fiebres.

P. ¿Tiene Madrid algo mejor que sus montañas?

R. En plan naturalista tiene la Casa de Campo, que es una maravilla, pero en general Madrid, quitando el tráfico, es un lugar muy agradable para vivir, sobre todo por su gente.

P. ¿Tiene buena salud la sierra?

R. Sí, parece que nos estamos mentalizando para cuidarla. Aunque todo el follón de esquiadores que se ha formado con la nieve de estos días agrede a la naturaleza, pero yo no soy un ecologista acérrimo.

P. ¿Se gastan las montañas de tanto escalarlas?

R. La verdad es que sí. Los apoyos de las rocas tienen rugosidades que se pulen cuando tanta gente las utiliza, sobre todo en las vías difíciles en las que todo el mundo sube por el mismo sitio. Además se pierden los líquenes, esto se ve muy bien en el pico de la Miel, en La Cabrera, donde se aprecian las líneas blancas dejadas por los escaladores.

P. ¿Qué es una vía disfrutona?

R. Es una montaña donde sufres lo justo para pasarlo muy bien.

P. ¿Y cuáles son las vías disfrutonas madrileñas?

R. Hay muchísimas, la mía consiste en escaparme a mediodía a una ruta corta de la Pedriza.

P. ¿Qué le ha enseñado el alpinismo de la gente?

R. Todos tenemos una educación que impermeabiliza nuestra forma de ser real, pero en la montaña eso se pierde y te vuelves transparente con todas tus debilidades, cualidades y egoísmos.

Jornadas de alpinismo.Organizada por el Club Peñalara. Gran Vía, 27. Días 5 y 7 de marzo, a las 20.00. Precio: 300 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de marzo de 1996