Racing y Espanyol, abonados al empate

Pacheta salvó al equipo de Camacho, demasiado conformista

Racing y Espanyol mantuvieron su racha de igualadas de la última fase del campeonato. El Racing hace ya jornadas que no sabe más que empatar en su cancha y el Espanyol lleva una racha de igualadas a domicilio que tampoco fue capaz de quebrar en Santander. El mando del encuentro, en lo que a dominio territorial se refiere, fue del cuadro blanquiazul. El Racing, más corto técnicamente, se limitó a buscar la victoria por las bravas en momentos puntuales. La igualada repartió justicia.El Racing se vio obligado a jugar a la contra casi desde que el árbitro ordenó el comienzo del partido. El equipo de Nando Yosu encontró demasiadas dificultades para llegar al área contraria. Tocó en demasía la bola, jugando más en horizontal que en dirección a la portería de Toni. Los cántabros asumieron enseguida el papel que les correspondía y cedieron la mitad de la cancha al Espanyol.

El historial espanyolista de la presente campaña parecía impresionar exageradamente a los santanderinos. Los de Camacho se plantaban con facilidad en las proximidades de Ceballos, rondaban mucho el área pero sin decidirse a declarar el ataque en toda regla. El partido estaba absolutamente controlado y dominado por los blanquiazules pero éstos se conformaron con ese mando. Tan es así que el Racing vio, cumplida la media hora, la oportunidad de ganar al contragolpe.

Los problemas para los locales se incrementaron cuando apenas cumplido el cuarto de hora se tuvo que marchar su único cerebro, Tomás González. Una lesión retiró de la cancha al organizador y obligó a Yosu a colocar a Mutiu, el mejor de los racinguistas, en su papel y a sacar a Esteban Torre, que no está en su mejor momento, por la banda derecha. El Racing resolvió la primera mitad con un cómodo trabajo en defensa porque el Espanyol no imprimió al juego la velocidad precisa y la claridad de ideas necesarias en los últimos metros para desbordar a una defensa plantada. En el conformismo blanquiazul estuvo la perdición del Espanyol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 11 de febrero de 1996.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50