Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL PRIMERA DIVISIÓN

Fútbol estéril en Mestalla

Valencia y Zaragoza muestran sus carencias rematadoras

En un campeonato rociado de goles por la nueva puntuación, dos de sus mejores representantes, Valencia y Zaragoza, se mostraron incapaces de abrir la paja contraria. Ambos equipos descubrieron su contextura chata, sin remate. Ya lo advirtió Mijatovic durante la semana. "Necesitamos un goleador", dijo. Casi tanto como el Zaragoza que, desde la marcha de Esnáider, es un equipo sin malicia. Así, en un cheque equilibrado y emocionante, no se pudo ver ni un solo tanto.El Zaragoza partió dispuesto a imponer su clase en Mestalla, a despejar dudas sobre sus prestancias para la presente Liga. Pero se topó Con el juez de línea que corría su ataque, preso de un tic en su brazo derecho, y con su debilidad rematadora. Los ataques maños terminaban en los bellos y estériles regates de Dani. El Valencia, por su parte, se tomó las cosas con más calma. Sustentado en un compacto sistema defensivo, el conjunto de Luis fue creciendo a medida que transcurría el partido. Fortalecido mentalmente tras la victoria ante el Mérida, el Valencia comienza a creer en la eficacia táctica de su entrenador. Así, los retoques de Aragonés sobre el equipo que encontró en junio han mejorado sensiblemente el aspecto del grupo.

La llegada de Eskurza, en contra de lo previsto, supone un salvavidas para Otero, liberado ya de la tortura que le suponía la creación de juego. Esta tarea la acomete ahora el interior vasco, mucho más preparado. También Ferreira, la otra pincelada de Aragonés, ha fortalecido con su oficio y contundencia la línea defensiva.

El partido marcaba un ritrrio trepidante por momentos, muy propio de los últimos enfrentamientos entre ambos equipos. El Zaragoza se diluía, aunque no sin lanzar, cada vez más espaciadamente, dardos a la contra sobre Zubizarreta, como aquel cabezazo de Pardeza al que respondió muy rápido el meta vasco. La acción fue ovacionada por la grada, muy satisfecha con Zubizarreta en lo que va de campeonato. El centro del campo cambiaba de propietario. Mazinho y José Ignacio se resarcían de la lección inicial de sus cuatro rivales en esta línea. La expulsión de Berti acentuó el procesó.

Viola no ve el gol

El Zaragoza, sin embargo, nunca perdió de vista a Zubizarreta. Dani proseguía su variada muestra de regates, mientras Poyet y Aguado buscaban una solución aérea al problema del gol. El. Valencia no traducía en peligro su superiordad numérica y en ésas que Aragonés dio una opción a Viola. El brasileño salió a la llamada del gol, pero no lo halló por ninguna parte. Tampoco nadie en el equipo le indicó el camino en el fugaz instante que estuvo sobre el césped. Una torcedura de tobillo lo retiró del campo. El partido terminó como empezó: con el Zaragoza sobre el cogote de Zubi.El equipo de Aragonés trata de abstraerse del emponzoñado aire que corre por las oficinas del club. El ex vicepresidente deportivo Juan Vicente Jurado dimite hoy lunes como consejero del club y acusa al secretario técnico y cuñado de Roig, Jesús Martínez, de tener una cláusula en su contrato que le permite ejercer de intermediario al margen de su dedicación al Valencia. Jurado es el quinto consejero que abandona al presidente Roig desde que éste asumió el cargo en marzo de 1994. La junta de accionistas del próximo miércoles decide si Roig continúa o no de presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de septiembre de 1995