Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Cádiz suspende pagos para eludir deudas por 608 millones de pesetas

El Cádiz, SAD, se ha convertido en el primer club de fútbol español que declara suspensión de pagos. En sus 81 años de existencia los avatares económicos y deportivos han conducido al equipo amarillo por un proceloso camino. Sin embargo, los aficionados no recuerdan momentos más inciertos que los actuales: el equipo en Segunda División B una base de abonados irrisoria y una, suspensión de pagos aceptada por el Juzgado de Instrucción número 4 de Cádiz a finales de julio.Esta decisión fue adoptada por la junta directiva del equipo saliente -esta semana el Cádiz ha cambiado de dueños- a la vista del pasivo de 608 millones de pesetas acumulados por la entidad durante el último ejercicio. Enrique Cerezo, vicepresidente del Atlético de Madrid, era hasta hace unos días propietario del 70% del capital del Cádiz Promociones Deportivas, empresa propietaria del club, por lo que decidió recurrir al juzgado antes que las posibles órdenes de embargo amenazaran con bloquear por completo el futuro del Cádiz S. A. D. Se trata de una decisión que es celebrada incluso por el nuevo presidente del consejo de administración del club, el empresario gaditano Antonio Muñoz: "La suspensión de pagos nos ha dado margen de maniobra suficiente para afrontar el pasivo", explica Muñoz, quien afirma que lo grave hubiera sido "encontrarnos un club colapsado, porque las órdenes de embargo estaban comenzando a llegar a la sede del Cádiz". Pese a la difícil situación económica y deportiva que afecta a la entidad cadista, Antonio Muñoz, junto a Manuel García y un grupo de diez avalistas -todos empresarios gaditanos- han optado por jugarse el tiempo y el dinero en pos del futuro del club: "En cualquier empresa con un pasivo de 600 millones podríamos decir que no hay futuro, aunque aquí no va a suceder eso", mantiene Muñoz, a la vez que diagnostica "el Cádiz está muy enfermo pero no vamos a dejar que se muera".

Mientras que se prolongue el proceso de hospitalización deportiva los acreedores van a pasar por los juzgados con la esperanza de cobrar. La principal deuda de 240 millones de pesetas afecta a organismos oficiales, tales como la Seguridad Social y Hacienda. Los bancos reclaman 65 millones de pesetas, 70 los proveedores y los jugadores esperan percibir en conjunto 115 millones de pesetas. Por su parte, la firma Cipi, controlada por Enrique Cerezo, espera el pago de 110 millones de pesetas por los derechos de retransmisión televisiva del Trofeo Carranza en 1994 y 1995.

El primer desembolso que ha realizado el nuevo equipo directivo ha sido el pago de 10 millones de pesetas a la plantilla, una primera entrega de choque con efecto balsámico para los jugadores: "los nuevos propietarios han llegado con ganas de hacer las cosas en condiciones", asevera el capitán del equipo, Javi, quien relata cómo "durante el verano hemos tenido que pagar hasta el agua mineral en los entrenamientos, mientras que muchos compañeros lo han pasado realmente mal".

La junta general de accionistas del Cádiz S. A. D. se reunirá el próximo 4 de septiembre, por primera vez bajo la presidencia de Antonio Muñoz. Los accionistas ratificarán la suspensión de pagos como instrumento válido para dotar a la administración amarilla de la operatividad necesaria. Pero a la vez los accionistas conocerán otras partes de la auditoría al 30 de junio, referidas a la deuda que, según ha trascendido extra oficialmente, sigue manteniendo el Atlético de Madrid con el Cádiz por los traspasos de Kiko y Quevedo, 152 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de agosto de 1995