Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bono quiere elecciones en otoño si Pujol se distancia aún más del Gobierno

Las discrepancias de los socialistas respecto a la fecha de las próximas elecciones legislativas han empezado a expresarse en alto. Mientras el ministro de Asuntos Exteriores, Javier Solana, coincide con el presidente del Gobierno, Felipe González, en que deben ser en marzo de 1996, José Bono, presidente de Castilla-La Mancha, defiende un adelanto inmediato si CiU mantiene su distanciamiento.

Las declaraciones de Solana y Bono se produjeron en la mañana de ayer y cada cual esgrimió sus razones. Solana piensa sobre todo en la presidencia española de la Unión Europea, que acaba de empezar y no concluirá hasta fin de año. Solana está volcado en su cargo de representación de la UE, que incluso le impide disfrutar este verano de unos días de descanso."No soy partidario de que las elecciones tuvieran que ver con el período de presidencia europea", dijo el ministro de Exteriores al ser preguntado por la opinión de su compañero en la dirección de la ejecutiva federal y presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Bono, expresada momentos antes.

El presidente de Castilla-La Mancha, en declaraciones a Radio Nacional de España, consideró inconveniente dar una imagen de "resistencialismo" y de querer seguir en el poder "a cualquier precio".Bono reconoció que durante casi dos años el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, ha sido "un socio leal", pero ante la proximidad de las elecciones autonómicas en Cataluña "se comporta como un candidato más que quiere ganarlas". Bono interpreta en esa clave electoral las declaraciones de Pujol, según las cuales si el deterioro político continúa hay que convocar elecciones generales después del verano.

.Pujol pidió en Platja'd'Aro (Girona) "tranquilidad", convencido de que a pesar de la crisis política "tanto España como Cataluña saldrán adelante".

La voz crítica la puso el dirigente de Izquierda Unida, Antonio Romero, en declaraciones a Servimedia. "Pujol es más sensible a una partida presupuestaria transferible que a los muertos del GAL", aseguró. Romero criticó también al PP por guardar silencio sobre el ascenso a general de Enrique Rodríguez Galindo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de agosto de 1995

Más información

  • Solana insiste en la convocatoria para marzo