Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rominger remacha su Giro en Selvino

Berzin y Ugrumov, a más de cinco minutos en la general tras la cronoescalada

Tres hombres al límite de sus fuerzas agotaron ayer sus últimas reservas. Tony Rominger, Eugenio Berzín y Piotr Ugrumov se dejaron la piel en los dos puertos que puntuaron los 43 kilómetros de contrarreloj individual entre Cenate y Selvino Aviatico. Pero todo tuvo un aire de ficticio. De ya sabido. Rominger volvió a imponerse con facilidad, pero dejando para la historia una de las interpretaciones más fabulosas de un ejercicio en solitario. Sobre un recorrido duro, durísimo, corrió a una velocidad media de 39,1 kilómetros por hora. Dos grandes especialistas, Berzin y Ugrumov, sólo pudieron moverse a 38 kilómetros por hora. Unas medias, sin embargo, casi alucinantes y que dejan entrever que el recorrido no tenía comparación con el de otras cronoescaladas. En Sestriere hace dos años, y en el Bocco y Avoriaz el año pasado, los ganadores -Induráin, Berzin y Ugrumov- se movieron por los 34 kilómetros por hora.Por caminos paralelos a los de Induráin, el suizo camina hacia el Tour e, imitando al navarro en las formas, ganará el Giro. Rominger ha ganado cuatro etapas en este Giro, tres de ella, contrarreloj. Con los minutos conseguidos ha evitado tener que dar una pedalada de más en la montaña. Y siempre, vistiendo la maglia rosa, una prenda que no ha dejado desde la segunda etapa, desde la primera contrarreloj.

La etapa de ayer era considerada, antes de conocer el aplastante dominio de Rominger, la piedra angular en la construcción de la victoria en la carrera. Pero después de 16 días de impotencia de los rivales, sólo sirvió para que Rominger se exhibiera y remachara hasta límites insospechados su dominio. No sólo el segundo y el tercero en la general, Berzin y Ugrumov, están a más de cinco minutos del suizo; el cuarto, Chiappucci, está a casi 10. Una distancia lograda poco a poco, nunca de forma escandalosa. La lucha que ha habido ha sido sencillamente por la segunda plaza. Como la que han mantenido Berzin y Ugrumov.

Los dos ex soviéticos del Gewiss no se hablan, suerte para Rominger. En toda la carrera han sido capaces de pergeñar una táctica común de acoso y derribo. Más bien se han peleado uno contra otro, con el aplauso complaciente de Rominger. Ayer, una vez más, la verdadera pugna fue la que mantuvieron los compañeros. Con victoria final para el ganador del Giro de 1994, el hombre que derrotó a Induráin. Berzin salió con ganas de terminar cuanto antes con el dilema. En los primeros 10 kilómetros, la única parte llana de la contrarreloj, el ruso ya le sacaba 41 segundos al letón, peor rodador. Se comió tanto la carretera Berzin que hasta Rominger perdía cinco segundos en ese tramo. Pero fue un poco como la gaseosa. Rominger aumentó las revoluciones, sacando el máximo provecho a una bicicleta con ruedas pequeñas que le permitían usar desarrollos más duros, aun a costa de dar una imagen ligeramente ridícula en las subidas.

Mientras, Berzin y Ugrumov, tensos y agarrotados por la responsabilidad, se diluían poco a poco. Sólo se recuperó Berzin ligeramente en el descenso del primer puerto, pero el último, en el que Rominger se desmelenó deshaciéndose del casco aerodinámico y Ugrumov iba dejando los bofes en cada curva, fue demasiado para Berzin. Allí perdió definitivamente de vista a Rominger. Y se despidió de la idea de repetir triunfo en el Giro. Aunque alguna lección de cara al Tour habrá aprendido.

Las grandes vueltas se dibujan cada vez más duras, logrando un efecto contraproducente: pasan a ser carreras de elminación. Los más débiles se van quedando poco a poco y la lucha desaparece: sólo vale seguir vivo. Hasta el final del Giro, el domingo, la organización aún ha dispuesto una llegada en alto y tres etapas de alta montaña, con visitas al techo del Giro (el Agnello, cima Coppi con 2.748 metros) y al mito del Izoard. Cumbres que verán pasar un pelotón agotado, con un corredor un poco más fresco, Rominger.

Clasificaciones

Etapa. 1. Rominger, 1 h 5m 59s. 2. Berzin, a 1 m 39s. 3. Ugrumov, a 2m 3s. 4. Casagrande (Mercatone Uno), a 3m lls. 5. Tonkov (Lampre), a 3mi 27s. 6. Jaskula (Aki), a 3m 44s. 7. Rincón (ONCE), a 4m 8s. 8. Chiappucci (Carrera), a 4m 10s. 9. Imboden (Refin), a 4m 37s.

General. 1. Rominger, 74h 8m 51 s. 2. Berzin, a 8m 8s. 3. Ugrumov, a 8m 17s. 4. Chiappucci, a 9m 35s. 5. Rincón, a 10m 21 s. 6. Tonkov, a 11 m 31 s. 7. Imboden, a 11 m 52s. 8. Totsching, a 12m 22s. 9. Casagrande, a 12m 45s. 10. Zaina (Carrera), a 13m 44s. 11. Cenghialta (Gewiss), a 16m 57s. 12. Madouas (Castorama), a 17m 17s. 13. Buenahora (Kelme), a l9m 46s. 14. Lanfranchi (Brescialat), a 19m 50s. 15. Cattaj (ZG), a 20m 58s. 16. Richard (MG), a 23m 23s. 17. Mauleón, a 27m 1s. 20. Arsenio, a 31m. 8s.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de mayo de 1995