Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mario Cipollini, el primer líder del Giro de ltalia

Mario Cipollini no dejó escapar una oportunidad que no podía desaprovechar y ganó la primera etapa del Giro, consiguiendo, de paso, vestir por primera vez la maglia rosa de una carrera en la que ya se ha impuesto en 11 etapas. "Habría sido del género tonto si no hubiera ganado", dijo en la meta Cipollini. Casi con toda seguridad perderá el liderato hoy, en la contrarreloj de 19 kilómetros que empezará a aclarar las fuerzas de cada uno.Sin embargo, en la primera etapa del Giro de las ausencias no todo fue tan fácil como podría indicar la limpieza de la llegada y la claridad de la victoria de Cipollini. La etapa, como todas las iniciales de los últimos Giros, tuvo harina.

Un ataque del español Arrieta (Banesto) en el descenso del puerto de segunda fue el detonador de una pequeña explosión. Un corte que aprovechó Chiappucci para que el miedo se infiltrara en algún cuerpo. A la iniciativa del diablo se sumó Fondriest, y eso ya olía a peligro. El gran favorito, Rominger, tardó en entrar pero también se unió a Arrieta y compañía. Quienes no estuvieron atentos, grave pecado en un recorrido como el de ayer, plagado de repechos y por carreteras estrechas, fueron los Gewiss Berzin y Ugrumov. Llegaron a tener una desventaja de minuto y medio. Pero al final, enlazaron gracias al trabajo del equipo de Cipollini.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de mayo de 1995

Más información

  • CICLISMO