El Atlético destituye a D'Alessandro y negocia con Basile

Jorge D'Alessandro, entrenador del Atlético de Madrid, recibió ayer la llamada del gerente del club, Clemente Villaverde, para anunciarle que hoy se le rescindirá el contrato. Mientras tanto, ya negocia con el ex seleccionador argentino, Alfio Basile, y su ayudante, precisamente el ex defensa del Atlético, Panadero Díaz, para sustituirle. El acuerdo está pendiente de la duración del contrato. El técnico que llevó a Argentina a ganar las dos últimas Copas de América y dejó el cargo tras el Mundial, quiere firmar por lo que resta de temporada y otra más, mientras que el Atlético sólo quiere ofrecer una opción por la segunda.En caso de no llegar a un acuerdo, el sustituto sería Emilio Cruz, que ya ocupó el cargo en la temporada pasada y que en la actualidad dirige al filial .

El Atlético esperaba que D'Alessandro presentara la dimisión, una salida más barata para la entidad, pero el técnico no ha querido.

La derrota del Atlético en Anoeta, presenciada en directo por Jesús Gil, ha precipitado la caída del técnico. Aunque el propietario de la sociedad perdió definitivamente la confianza en él desde el pasad6martes, cuando el Atlético se clasificó agónicamente en la Copa del Rey ante el Barcelona pese a contar con un 1-4 de ventaja. Gil no apretó el gatillo, pero mantuvo la pistola apuntada. Esta vez fue un planteamiento táctico acobardado lo que le indigné. Y el domingo, cuando vio la derrota ante la Real, Gil confirmó su tesis.

Cambiar el sistema

El propietario del Atlético no dejó duda de sus propósitos: "Hay una serie de actitudes que hay que modificar. El problema es conformarse con el empate. Cuando esto pasa, se pierde seguro. No se puede regalar el campo al contrario. Tiene que cambiarse la actitud, el sistema y todo. El sistema que aplicamos nos conduce a Segunda". El dueño del Atlético añadió a sus reproches algunas cuestiones técnicas: "Perdemos el balón en el acto y no hacemos una jugada hilada". Para completar su lista de quejas, recriminó la conducta del entrenador con la plantilla. "Se lleva muy bien con ella y eso es perjudicial". Es decir, lo contrario que dijo en casos como José Luis Romero o Pacho Maturana. En suma, todos los gestos de Gil en busca de excusas para justificar un nuevo despido.,

D'Alessandro rechazó ayer mismo que su modelo táctico fuera excesivamente conservador. "No me considero muy deferisivo", dijo, "ya que asumo riesgos. Estoy. jugando a veces superofensivo. Si nosotros jugamos un 4-4-2 , como el Madrid, ¿por qué sólo el Madrid puede ser ultraofensivo?". El técnico cree que no ha cometido "ningún error" en su última etapa en el Atlético: "La situación del equipo es la misma que me encontré cuando llegué. Con cinco negativos y en una ronda más de la Copa del Rey. Si me echan no pasa nada. Mi ilusión era hacer un Atlético campeon, pero siempre he cogido el tren en marcha y desde el último vagón".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS