_
_
_
_

Madrid y Betis firman tablas

Zaragoza pierde posiciones, el Valencia gana después de tres meses y el Atlético sigue su vía crucis

El Real Madrid cumple el ecuador del campeonato como líder. En un año le ha dado la vuelta a la tortilla porque su liderato va acompañado del liderazgo, en el juego. Ahora mismo es el referente del campeonato. Ayer debía dar cuenta del Betis, la verdadera revelación. Y algo quedó claro: los béticos le dieron la iniciativa y actuaron a la contra. Es una de las desgracias que debe sufrir todo aquél a quien se le reconozca como líder. La contienda entre el mejor ataque y la defensa menos goleada acabó en tablas. La situación por arriba apenas se altera: el Depor es el único que parece, de momento, capacitado para seguir la estela del Madrid. Queda a dos puntos de distancia y mantiene viva la Liga.Resurgió la épica en el Vicente Calderón. El Atlético logró un punto de sutura frente al Sevilla (2-2) cuando estaba desangrado. Perdía 1-2, tenía nueve jugadores y Jesús Gil se revolvía escocido en el palco. Emergió Alejandro, un producto de la exigua cantera colchonera, y empató el duelo.

Fue una tarde accidentada, con siete expulsados (Fran, Prosinecki, Sietes, Tomás -Atlético-, Kosecki, Poyatos y Tomás -Albacete-) y tres penaltis fallados(Juanele, Chano y Setién). La jornada dejó un guiño para Helenio Herrera: Oviedo, Valencia, Deportivo ganaron en inferioridad numérica, además del épico empate rojiblanco en el Vicente Calderón.

El Logroñés, fiel a la línea de su presidente, Marcos Eguizábal, buscó petróleo en Serbia y contrató a Atila: no ha resultado. Luego rastreó el mercado brasileño, donde apareció Silvio, pero tampoco ha cuajado. Harto, Eguizábal miró hacia Palencia y encontró a Juanjo, un chaval que debutó ayer en Primera, marcó el primer gol riojano fuera de casa y propició su primera victoria de la Liga (0-1 en Vigo).

También despertó el Valencia. Tres meses después de su última victoria goleó al Zaragoza (3-0), un gallito que últimamente sólo canta en su feudo. Los maños suman tres derrotas consecutivas fuera de la Romareda, un balance pobre para quien atesora grandes aspiraciones.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_