Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Español se cederá a compañías privadas por el 5% de la taquilla

El teatro municipal remata su ampliación tras 42 meses de obra

Gustavo Pérez Puig, director del teatro Español, quiere que los empresarios utilicen el escenario municipal. Pone dos condiciones: la hora (a partir de las 22.30) y que los decorados sean pequeños. A cambio, ofrece el 95% de la taquillay la infraestructura. "El Español no se privatizará, pero tenemos que buscar fórmulas para hacer teatro digno con poco dinero", explica Pérez Puig, quien inaugurará, a finales de septiembre, un nuevo edificio, colindante al actual, situado en la calle del Príncipe.

El nuevo Español tendrá una espaciosa sala de ensayos, museo, biblioteca, centro de documentación y cafetería. El presupuesto se ha estabilizado, tras un permanente goteo, en 675 millones de pesetas.

Fortunata y Jacinta, de Pérez Galdós, producida por Juanjo Seoane y dirigida por Juan Carlos Pérez de la Fuente, inaugurará la temporada. "Tenemos que hacer producción de calidad sin muchos gastos. Tenía referencias magníficas del montaje, aunque no lo he visto. Ya lo han llevado a Santander y quise traerlo a Madrid", señala Pérez Puig al referirse a su próximo estreno. Los actores de dicha obra no podrán utilizar los 200 metros cuadrados de la sala de ensayos -los mismos del escenario- puesto que hasta septiembre no se instalarán la calefacción y el aire acondicionado.

El descanso del director

Sin embargo, los que sí ensayarán allí son Emma Penella, Juan Ribó y Juan Carlos Naya, los personajes principales de la obra que dirigirá Pérez Puig para el V Centenario del Tratado de Tordesillas. "Tengo un contrato de asistencia técnica con el Ayuntamiento y eso me permite dirigir fuera del Español, siempre que mis tareas no se vean afectada", se explica el director.

"A ver qué hago yo mientras esté Fortunata y Jacinta, además de mirar...", añade. La obra se titula La taberna de los cuatro vientos y es del escritor Alberto Vázquez Figueroa (autor especializado en best-seller), y Pérez Puig la llevará también al Español, tras Fortunata y Jacinta.

Pérez Puig, que finaliza su contrato en diciembre próximo y que está dispuesto a renovar si así se lo piden, asegura que la misión del Español no es la de hacer teatro clásico.

"Alejandro Casona, autor de El caballero de las espuelas de oro, actualmente en cartel, no es clásico. Desde que yo estoy hemos hecho sólo teatro en español, eso sí", aclara. El director, que llegó en 1990 al Teatro Español, pese a estar desde el inicio de las obras de ampliación, desconoce que el presupuesto se ha elevado a 675 millones de pesetas. "No sé nada de números, porque eso lo lleva la dirección de Urbanismo. Sólo sé que nunca nos dieron un plazo y que las obras se han tenido que parar varias veces por falta de presupuesto", comenta.

Sin embargo, sí sabe que el presupuesto que ha manejado este año en su teatro asciende a 147 millones de pesetas, un 5% menos que en el año anterior. El director es partidario de "no calibrar la cultura en función del dinero".

En 1993, 103.000 espectadores pasaron por el teatro Español. El caballero de las espuelas de oro suma 36.000 espectadores desde su estreno, en abril pasado.

El joven dramaturgo Javier García Mauriño tendrá su primera oportunidad en un teatro municipal. Su obra Picospardos, ganadora del premio Lope de Vega del Ayuntamiento, cobrará forma en enero del próximo año en el Español. Es la primera vez que se lleva a cabo el experimento.

Por otra parte, Pérez Puig piensa repetir las representaciones infantiles que inventó a finales del año pasado, y El libro de la selva será el reclamo infantil de esta temporada. La directora de la obra, como de El gato con botas que se montó en 1993, es Mara Recatero, directora adjunta del teatro y mujer de Pérez Puig. "La sala estaba llena de niños. Fue algo maravilloso", recuerda el director.

Como el Gijón

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de agosto de 1994

Más información