Hallada muerta una niña de nueve años en una ácequia de Teruel.

La niña de nueve años Raquel Ibáñez fue encontrada a primera hora de la mañana de ayer muerta en una acequia y con síntomas de violencia en el cuerpo, en las afueras de Teruel. No obstante, la autopsia practicada ayer al cadáver ha revelado que la pequeña murió ahogada en la acequia a la que cayó tras golpearse en la cabeza.El cuerppde la pequeña fue en contrado a las nueve de la mañana de ayer por la Guardia Civil. Del pozo, de algo más de medio metro de profundidad, sobresalía una de las manos de Raquel. El cadáver se encontraba junto a un palo, al que al parecer trataba de aferrarse y la mano presentaba, además, una fuerta hinchazón. La Guardia Civil, en una primera inspeccion ocular, confudió el cuerpo de la niña, con el de algun mendigo, al ver el estado en que se encontraba el brazo de la pequeña. El gobernador, Juan José Melero, manifestó en rueda de prensa que si bien las investigaciones aún no estaban concluidas, Raquel Ibáñez podría haber sufrido una caída en el interior de una casa en ruinas, cercana al lugar donde fue hallado su cuerpo. El golpe le habría producido una fuerte hemorragia en la cabeza y pérdida de sangre.Esta versión fue confirmada posteriormente por la autopsia. Según el examen forense, la pequeña se golpeó en cabeza con el quicio de la puerta de una casa abandonada cercana a la acequia. Tras caer al suelo sufrió una lesión incesa junto a la oreja, única herida encontrada en el cuerpo. Posteriormente, posiblemente mareada, intentó atravesar la acequia por un tronco que hace de puente. La muerte fue causada por un paro cardiaco y fue instantánea. Según la autosia, en sus pulmones apenas había- agua. La hora de la muerte fue fijada entre las 19.00 y las 19.30 del jueves pasado.

No obstante, el gobernador civil de Teruel, Juan José Melero, señaló que continúan las investigaciones y que no se descarta ninguna posibilidad sobre las circunstancias que rodearon la muerte.

La desaparición de Raquel había sido denunciada en la comandancia de la Guardia Civil hacia las 22.00 del jueves. Los familiares acudieron a la Benemérita tras recibir la llamada de una profesora particular extranada por la ausencia de la pequeña a las clases. La niña acudía con regularidad a casa de esta profesora y desde la casa, de sus padres había salido a media tarde, con la rutina habitual.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS