Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Joventut mantiene el tipo

Rafa Jofresa rompe el juego obstinado del Barcelona

El talento individual decidió un partido que Aíto y Obradovic intentaron dibujar al estilo impresionista. Los dos cerebros de los banquillos preservaron el colectivo en todos y cada uno de sus actos. Sus jugadores dieron la sensación de tener aprendida la lección. Pero en el fragor de una batalla más física que nunca Rafael Jofresa apretó la tecla clave. Tres triples casi consecutivos, con la ayuda de un cuarto anotado por Dawson, echaron por la borda el trabajo estajanovista del Barcelona.Crowder y Crespo alargaron la agonía de los azulgrana pero Roberts la aceleró con una serie de acciones que invitaban a pensar en un suicidio. En los momentos en que Rafael Jofresa pisó el acelerador, 73-65 a siete minutos del final, Roberts se mostró contumaz en el error.

El Joventut se aferró a la ocasión. No en vano había programado un partido numantino, con la heroicidad inyectada en sus venas. No pudo disponer de Villacampa y Morales, ambos con problemas físicos, Nix se despidió del partido cuando faltaban más de siete minutos, Tomás Jofresa cometió de forma absurda su cuarta personal nada más empezar el segundo periodo, Dan¡ Pérez desperdició la ocasión de salir como titular con una serie de cinco lanzamientos fallados, Thompson, Dawson y el propio Rafael Jofresa llegaron a los minutos finales al borde de la eliminación. Si el Barcelona se empecinaba en poner su destino en manos de un Roberts , más desacertado que nunca, el Joventut no iba a perdonárselo. Una vez abrió brecha en el marcador, administró la ventaja con sabiduría y la aumentó gracias a la desesperación lógica con la que actuó el Barcelona.

El Joventut enmarañó el partido en su intención de enmendar los errores que había cometido en los dos anterios. Hizo valer su mayor altura. Aseguró el rebote. Defendió con mucha mayor agresividad. El Barcelona respondió con la misma moneda. Pero sin rebote tuvo que sacar petróleo para mantener un ligero dominio, 22-26 (m. 13) y 45-50 (m. 24). El Joventut mantuvo el tipo en esos momentos gracias a su defensa y a acciones individuales en ataque, primero de Mike Smith, autor de sus primeros 14 tantos, y después de Tomás Jofresa. Cuando el pequeño de los hermanos bases cometió su cuarta falta, el Joventut pareció quedarse por un momento sin el reprise necesario para hacer frente al Barcelona. Pero fue entonces cuando apareció Rafael Jofresa y encadenó una serie de acciones que le valieron la victoria a su equipo.

El Barcelona, a diferencia de los dos encuentros precedentes, pagó ayer el bajo rendimiento de Roberts y también de Massenburg. Sólo Crowder mantuvo el tipo entre los extranjeros. El colectivo azulgrana pagó los errores individuales y la inferioridad de sus bases ante los hermanos Jofresa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de mayo de 1994