El fin de las vacaciones

El 94 será duro para los futbolistas

Los futbolistas son de los trabajadores más envidiados por el común de los mortales: corta jornada laboral, buen sueldo, viajes a discreción y largas vacaciones. Los jugadores suelen discrepar. Los afanes comerciales de la UEFA, su intento de explotar al máximo el rendimiento económico del fútbol, tienen la culpa: las reformas de la Copa de Europa y la Copa de la UEFA pueden convertir el año 1994 en el más duro para los futbolistas de muchos países de la Europa occidental.En la nueva Copa de Europa sólo ocho equipos tendrán acceso directo a la Liga de Campeones que se disputará entre septiembre y diciembre de 1994. Los 16 restantes disputarán una eliminatoria a doble partido con ocho plazas en la Liga de Campeones en juego. Los 24 campeones de peor coeficiente se incorporarán a una Copa de la UEFA donde sólo los 28 equipos de mejor. coeficiente quedarán exentos de la primera ronda.

Es decir que 88 de los clubes que han destacado por su fuerza en sus ligas domésticas jugarán la primera jornada europea de la temporada 1994-95. Las fechas estipuladas por la UEFA son el martes día 8 y el miércoles día 9 del mes de agosto. Tan sólo 23 días después de la final del Mundial de los Estados Unidos -el 17 de julio- y al menos tres semanas antes del inicio de los campeonatos en países como España e Italia, que quizás se vean obligados a empezar en agosto.

La identidad de los representantes influye en el alcance del problema. El coeficiente del Barcelona o del Real Madrid sería garantía de exención de la primera ronda. La situación del Deportivo, del Athletic o del Valencia, por ejemplo, podría ser más problemática. La necesidad de disputar partidos europeos en agosto destrozaría su pretemporada, no sólo por las posibles pérdidas económicas sino también por los perjuicios deportivos.

El problema es todavía más acuciante en países que no gozan de coeficientes tan saludables como España. La federación inglesa, por ejemplo, se reunirá en los próximos días para discutir si es preciso revisar las fechas de un campeonato cuyo inicio está programado para el día 20 de agosto.

La AFE y otros sindicatos de futbolistas, ahora debe estudiar la postura de algunos de sus asociados que, sin compaginan éxitos con club y selección, pueden encontrarse en una situación conflictiva al tener que elegir entre sus vacaciones y las necesidades de sus equipo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 28 de diciembre de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50