Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Y el técnico mas duradero de fútbol español Cayó

Pedro Mari Zabalza ha dirigido durante más de siete años a Osasuna

La grada estaba muy caliente y con el tercer gol del Logroñés explotó. Un grito retumbó en El Sadar: "¡Que boten a Zabalza!". Y Zabalza levantó su mirada de la cancha, divisó un par de pancartas -"Zabalza, no te aguantamos" y "Zabalza, vete"- y tomó una decisión que maduraba desde que la Liga tomó para Osasuna (antepenúltimo, con 10 puntos y 6 negativos) un rumbo que la hinchada presumía desde el arranque y que él, sin embargo, se negaba a admitir: directos al furgón de cola. Zabalza había decidido poner fin a su reinado como entrenador más duradero de la Liga de Primera División (28 octubre de 1986 al 19 de diciembre de 1993) y entregarle el testigo de la longevidad a Johan Cruyff, técnico del Barça desde 1988."Es lógico que el público proteste, porque la situación no es buena, y en el fútbol los resultados mandan. El marcador siempre es el que te acaba fichando o echando. He pasado aquí etapas muy buenas, pero estos momentos son los peores de mi vida en este club. Estoy muy visto". Éste fue el testamento de Zabalza. El hombre impasible, La Monja, como le decían algunos de sus conocidos, había puesto su cargo a disposición de Fermín Ezcurra, otra institución, un presidente de gestión trasparente y saneada.

Ezkurra respondió: "Si yo fuese aficionado, también habría actuado como el público. La directiva debe recoger este ambiente, meditar y luego tomar una decisión. Todo el mundo sabe que no soy partidario de las urgencias. Lo único que está claro es que Zabalza, de alguna forma, ha puesto su cargo a disposición de lajunta". La junta estaba reunida al cierre de esta edición, pero en Pamplona todos señalaban con el dedo a Enrique Martín Monreal, el segundo entrenador, como sustituto de Zabalza.

Zabalza sigue. teniendo fe en este equipo, dice que es mucho mejor de lo que la gente piensa, que hay algunos jugadores a los que les pesa la responsabilidad, que hay lesionados y que todo se andará para bien, pero que él prefiere parar y divertirse un poco.

Ha sido mucho tiempo al pie del cañón: desde el 28 de octubre de 1986, cuando sustituyó a Ivan Brzic, hasta el 20 de diciembre de 1993. Tiempo para un currículo digno de elogio: sólo un sobresalto (la Liga del play-off) y una temporada memorable (1990-91), cuando cayó en la tercera ronda de la Copa de la UEFA, contra el Ajax de Amsterdam, tras derrotar al mismísmo Stultgart. Y, en medio, mucha regularidad, seriedad, trabajo, constancia y un 0-4 en el Bernabéu hace justamente tres años. "Fueron dos puntos más", dijo en su día.

Zabalza es el hombre impasible. Un tipo serio, disciplinado, un zurdo lento y seguro, pragmático, de conceptos sencillos, que le han servido para hacerse un nombre en un mundo futbolístico muy voraz. Jugó en el Oberena, Osasuna, Barcelona y Ahtletic -Don Pedro, le llamaban en San Mamés-, reunió dos Copas y fue siete veces internacional. Cumplidos los 30 regresó a Pamplona, ayudó al equipo a subir de Tercera a Segunda, se hizo cargo de los juveniles durante cuatro años y acabó por dirigir al primer equipo. Hoy se va en silencio y alentando a un equipo que, pese a los fichajes de Ziober y Staniek, quedó muy justo por los traspasos de Larrainzar, Kosecki, Cholo, Aguilá y De Luis. La reaparición de Urban, tras una grave lesión, y la cesión del azulgrana Christiansen, se presentan ahora como salvavidas para un club con seis negativos.

Una situación idéntica a la de Osasuna atraviesa el Valladolid (penúltimo, con 10 puntos y 6 negativos). En este caso, fue la comisión delegada del club castellano la que decidió, según informa Teresa Zurro, la destitución ayer del técnico Felipe Mesones. En principio, para los partidos contra el Sporting, de Copa, y el Logroñés, de Liga, le sustituye el segundo entrenador y ex jugador, Moré.

La destitución de Mesones se ha producido después de la derrota sufrida por el equipo vallisoletano en su casa, por 13, ante el Rayo Vallecano. De los 16 partidos jugados, sólo ha ganado tres -entre ellos, al Real Madrid en el Bernabéu, al Albacete y al Tenerife-, empatado cuatro, todos en casa, y perdido nueve, siete de ellos fuera del Nuevo Estadio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de diciembre de 1993