Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos hombres de la casa, nuevos técnicos de Francia y Portugal

La Federación Francesa de Fútbol, que en febrero celebrará comicios para elegir un nuevo presidente, designó ayer al veterano técnico Aimé Jacquet nuevo seleccionador del equipo nacional. Jacquet, de 52 años, sustituirá hasta marzo, por lo menos, a Gérard Houllier, quien dimitió después de fracasar en sus intentos de clasificar a la selección francesa para la fase final del Mundial de fútbol.

La solución federativa se considera como transitoria. Jacques George, el presidente dimisionario, que ocupa el cargo interinamente hasta las elecciones de febrero, ha preferido tirar de un hombre de la casa -Jacquet, al igual que su antecesor, formaba parte del cuerpo técnico federativo- antes que optar por un técnico de prestigio -se hablaba del entrenador del Mónaco, Arséne Wenger- que no aceptaría una designación provisional. El debate abierto en el fútbol francés después de su eliminación del Mundial -dolorosa y casi increíble: Francia necesitaba un solo punto y tenía dos partidos en el Parque de los Príncipes, ante Israel y Bulgaria, para conseguirlo; ambos los perdió en el último minuto- queda abierto.

Jacquet, que en el cuerpo técnico federativo había llegado hasta el cargo de segundo de Houllier, comenzó su carrera como entrenador en el Lyón, de donde pasó al Nancy, el Montpellier y el Girondins de Burdeos. Sus mayores éxitos los obtuvo al frente del club bordelés, al que hizo grande durante la década de 1980.

El compromiso de Jacquet con George abarca solamente los dos próximos encuentros de Francia, frente a Italia, el 16 de febrero, y ante Chile, el 23 de marzo. "No será él forzosamente quien se haga cargo del equipo después de las elecciones presidenciales en la federación", precisó George.

Vingada, en Portugal

Otro país cuya crisis se inició con un fracaso mundialista, Portugal, ha seguido también la vía interna para encontrar sustituto a su seleccionador. Manuel Nelo Vingada, actual entrenador de la selección portuguesa juvenil, reemplazará al dimitido Carlos Queirós -fichado por el Sporting de Lisboa- al frente de la selección portuguesa de fútbol.El continuismo portugués es más grande aún que el francés y tiene un carácter más definido. Viganda ha sido el habitual colaborador de Queirós los últimos años. Entre ambos dirigieron a las selecciones inferiores lusas que consiguieron dos títulos mundiales sub-20 y los campeonatos europeos sub-16 y sub-18 que Portugal logró en los últimos años. Queirós ya inició la renovación de la selección absoluta con los triunfantes jóvenes y Vingada proseguirá esa tarea.

Por lo pronto, su primera faena será preparar el equipo sub21 de cara a los cuartos de final de la Eurocopa, fase en la que se enfrentará a Polonia. Si gana, se enfrentará en semifinales al ganador del España-Grecia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de diciembre de 1993