El Real Madrid negocia la rescisión del contrato del croata Robert Prosinecki

Robert Prosinecki no volverá a jugar en el Real Madrid. Ramón Mendoza ha dado por finalizado el plazo de confianza que le dio tras su última lesión y así se lo ha hecho saber a su agente, Zoran Vekic. Ambaspartes trabajan ahora en la rescisión del contrato que el futbolista croata tiene firmado con el Madrid hasta junio de 1996 a razón de 300 millones de pesetas por temporada. Prosinecki, muy afectado por la situación en que se halla, se defendió ayer: "Yo no soy el único culpable". Mientras tanto, el partido de hoy (21.00, TVE-1) ante el Lugano, correspondiente a la Recopa, será decisivo para el futuro de otro de los protagonistas de la crisis madridista: Benito Floro, el entrenador.

A Mendoza, el presidente madridista, se le ha acabado la paciencia con Prosinecki. Le considera un caso perdido y un futbolista irrecuperable. Al menos, para el Madrid. No le queda, por tanto, otra opción que llegar a un acuerdo para que su relación con el club acabe de la mejor manera para todos.El Madrid le ofreció ayer a Vekic, el agente del croata, la posibilidad de rescindir su contrato. También le apuntó la posibilidad de ayudarle a conseguir un traspaso beneficioso. Vekic señaló que está negociando con el Madrid su cesión a otro equipo, sin precisar nombres. El agente del jugador indicó también que se ha acordado un periodo de reflexión de dos semanas y que, si todo sigue igual, se buscará una solución.

Prosinecki, que no ha sido convocado para el partido de hoy, se presentó ayer ante los medios de comunicación en un estado de abatimiento total. Apenas levantó los ojos del suelo. Luego, tras pedir atender a los periodistas de uno en uno y semiescondido tras una puerta que da acceso al vestuario de la Ciudad Deportiva, respondió algunas preguntas, pero eligió su interlocutor.

"Hay gente que me silba desde el primer minuto del partido hasta el último. Yo no soy el único culpable de lo sucedido. Lo que deseo es seguir trabajando y jugando aquí. Los aficionados tienen derecho a pitar a quien quieran. De lo que se ha dicho en las últimas horas, no sé nada. No he querido oír ni leer nada", explicó.

Mendoza, que reconoció haberse entrevistado con Vekic, intentó desviar la atención: "Ha venido para conocer el estado de ánimo de su representado. No hay más que añadir".

Michel y Butragueño salieron en defensa de Prosinecki, pero dentro de la discreción que la plantilla trata de mantener en los momentos de crisis. "Es una injusticia", se quejó Butragueño, "que se culpe a Prosinecki de lo ocurrido". Michel apeló en varias ocasiones al colectivo y también lo hizo para hablar de Vitor y Prosinecki: "El público suele tener sus razones, pero no me parece justo que ellos sean elegidos como los responsables. Éramos once los que estábamos en el terreno de juego. Vitor hizo dos buenos partidos ante Osasuna y en el trofeo Bernabéu y nos acoplamos bien".

Floro, que ayer extremó sus medidas de precaución ante los periodistas, no quiso hablar de ningún jugador, pero el club le mantiene al tanto de las negociaciones con Vekic.

La amenaza del Lugano

A su vez, el técnico será la siguiente víctima si el equipo no gana y convence ante el Lugano. Floro lo sabe, pero intenta que esa idea no ronde ni por su cabeza ni por la de sus jugadores. Lo que tenemos que hacer es ganar. No bloquearnos pensando que está en juego la continuidad del entrenador o que va a haber cambio de jugadores. Si fuera así, el equipo no rendiría al 100% de sus posibilidades", advirtió Michel.

Este jugador, que, al igual que otros, no ha ocultado nunca su grado de integración en el método de Floro, opina que el entrenador "es el culpable de todo lo malo, pero también de todo lo bueno". En este sentido, lamentó que las valoraciones vayan de un extremo a otro: "Hace tres días íbamos a ganar la Liga y la Recopa y ahora tememos al Lugano".

Butragueño no quiere ni pensar que Floro se pueda ir: "Es como si pienso que ahora coge el coche y tiene un accidente". Sí medita mucho sobre el Lugano. Quizá, porque la victoria es imprescindible. Coincide con Floro en que es un equipo dificil y con un buen juego zonal.

Alineaciones

Real Madrid: Buyo; Vitor, Alkorta, Sanchis, Luis Enrique; Michel, Hierro, Martín Vázquez, Dubovsky; Alfonso y Zamorano.

Lugano: Walter; Paradiso, Englud, Galvao, Fernández; Despósito, Andrioli, Colombo, Kaslin; Fink y Subiat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de septiembre de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50