Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Dorna se clasifica para la final de la Copa de Europa

El Dorna Godella disputará frente al Como italiano esta noche (La 2, 21.00) su segunda Copa de Europa de baloncesto femenino al imponerse ayer en la semifinal por 74 a 63 al equipo francés Challes-Les-Eaux. El conjunto valenciano ya se adjudicó este título en la pasada edición disputada en Bari (Italia).Las pupilas de Miki Vokovic tardaron en entrar en el partido aunque supieron sentenciar en el momento clave: a cuatro minutos del final. El exceso de confianza les hizo perder la posibilidad de anotar los primeros puntos del partido. Las francesas aprovecharon los regalos para ponerse por delante y plantear una cerrada defensa 2-3. A las valencianas les costó romper ese cerco hasta que llegó el momento que cada balón que entraba en la zona se convertía en canasta o era cortado con personales.

Rose Mari Scheffier, el techo del Challes con 2,02 metros de altura, fue el gran obstáculo del Dorna durante el partido. Pero sumó su cuarta en el ecuador de este periodo y se fue al banquillo. Ése fue el momento propicio para romper la defensa. El técnico bosnio del Dorna comenzó a sacar tajada de su mejor banquillo. Con Zasoulskaya en el banquillo (ya se le habían pitado tres personales), dio entrada a Geuer quien, junto con McCIain, acabó de abrir la zona francesa.

Las valencianas comenzaron a controlar su zona donde tan sólo hacían daño Khudashova y y la veterana de 38 años Shukarnova. La primera de ellas se las tuvo que ver ante una inexpugnable defensa dos contra uno.

El Dorna no pudo llegar al descanso con la ventaja de diez puntos (37-28). En la reanudación ambos técnicos se hicieron valer las bazas de sus jugadoras clave cargadas de personales. Una vez más el gran banquillo del Dorna fue determinante.

El equipo local se jugó la carta de la rusa Zasoulskaya a cuatro minutos del final (64-57 en el marcador). Muy mal debería verlo Vukovic para asegurar esa mínima diferencia que llegó a ser de cinco puntos. La pareja que forman la rusa junto a la norteamericana McCIain funcionó a la perfección en los momentos finales tanto en los rebotes defensivos como en ataque. A 1 minuto y 5 seguandos del final la ventaja del conjunto español era de diez puntos (71-61). A Vadim Kapronov, técnico visitante, no le quedaba otra opción que la de abrir su defensa a la desesperada para intentar el milagro que no le llegó.

En la otra semifinal, el Como batió (85-70) al Ruzemberok de Eslovenia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de marzo de 1993

Más información

  • BALONCESTO