Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La réplica para la Expo de la nao 'Victoria' naufraga en Huelva nada más ser botada

La réplica de la nao Victoria, la primera embarcación que completó la vuelta al mundo al mando e Juan Sebastián Elcano, se fue a pique ayer a los 20 minutos de su botadura, en aguas del puerto de Isla Cristina (Huelva). El vuelco de la nave causó estupor en los cientos de personas que asistían al acto, en el que estuvieron los presidentes de la Expo 92 y el V Centenario, Jacinto Pellón y Luis Yáñez, respectivamente.

LUIS E. SILES, "Mamá, Curro se ha caído al agua", gritó un niño desde el muelle, al ver a la mascota de la Expo y a los otros tres tripulantes del barco saltar inesperadamente al mar, segundos antes de que la carabela volcara.El percance estuvo provocado por una maniobra errónea de uno de los pesqueros que remolcaba a la nao, que en lugar de avanzar de frente, tiró de lado, con lo cual volcó la nave, según el director técnico del proyecto, Ignacio Fernández Vial. El barco debía llevar 60 toneladas de lastre, pero los técnicos sólo pudieron colocarle cinco, por el poco calado del puerto de Isla Cristina. La carabela está encallada a unos 20 metros de la rampa de salida, de donde deberá ser reflotada.

La reconstrucción de la nao Victoria, realizada en los astilleros de naves de época de Isla Cristina, es fruto de una colaboración de Expo 92 y de la Sociedad Estatal V Centenario. Durante los meses de la celebración de la Exposición Universal está previsto que pueda contemplarse en el puerto de Indias, de Sevilla.

"No hubo suerte"

La carabela es una reproducción casi exacta de la utilizada por Juan Sebastián Elcano. Fernández Vial, después del suceso, manifestó con los ojos desencajados: "No había casi ninguna documentación sobre esa nave. Es el resultado de una investigación de casi 15 años. Para la construcción se utilizaron los mismos materiales de la nave real. Pero no ha habido suerte".

Por otro lado, el incendio que afectó en la noche del pasado jueves al puente del Alamillo, el último que se construye con motivo de la Expo 92 por parte de la Junta de Andalucía, sólo causó, pese a su aparatosidad, daños en tres de los 26 tirantes que sustentan el tablero del paso elevado, según señaló ayer el consejero de Obras Públicas, Juan José López Martos, informa . Estos desperfectos obligarán, no obstante, a retrasar la inauguración del puente, prevista para el 28 de febrero próximo -día de Andalucía- y que se celebrará un mes más tarde.

El coste económico de los daños producidos por el fuego fue considerado ayer, tanto por el consejero como por los técnicos de la Unión Temporal de Empresas (UTE) Fomento y Dragados y Construcciones, como "despreciables" en el conjunto del presupuesto global del proyecto, que supera los 8.000 millones. López Martos calificó el siniestro como "un incidente molesto", mientras que Luis Peset González, máximo responsable de la ejecución del puente, dijo que "fue más aparatoso que dañoso".

El puente, diseñado por el ingeniero valenciano Santiag9 Calatrava, consiste en un gran tirante, soportado por un pilón de gravedad oblícuo, de 140 metros de altura, del que parten 26 tirantes de acero que soportan el tablero. Directivos de la Expo eludieron ayer valorar el contratiempo: "El puente no es responsabilidad de la Expo", comentaron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de noviembre de 1991

Más información

  • Un incendio retrasa la apertura de uno de los más espectaculares puentes de la muestra