Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AJEDREZ

Kárpov, en su primer descanso, corrigió defectos

La defectuosa preparación de las aperturas (primeras jugadas) y la tendencia a sufrir apuros de tiempo son dos defectos que el soviético Anatoli Kárpov, aspirante al título de su compatriota Garí Kaspárov, no ha corregido en las dos primeras partidas del encuentro que ambos disputan en Nueva York al mejor de 24. La tercera, prevista para ayer, se jugará el lunes. Kárpov, que pierde por 0,5-1,5, utilizó su primer descanso reglamentario.

Esos dos problemas tienen relación entre sí porque, a menudo, los minutos suplementarios invertidos en la apertura resultan después imprescindibles para llegar sin apuros al control de 40 movimientos en dos horas y media. En la primera partida del´Mundial, Kaspárov no tuvo problemas para lograr una posición igualada a pesar de actuar con las piezas negras; el miércoles, en la segunda, Kárpov fue víctima de una preparación casera y tuvo que hacer las cuatro últimas jugadas en un minuto.

Carácter

"Pasar días enteros, o incluso semanas, en preparar un arma mortífera que sólo se usa una vez no va con mi carácter" dijo recientemente Kárpov. Él puede permitirse ese lujo sin dejar de aspirar al título porque su comprensión de las leyes estratégicas que,rigen el ajedrez apenas tiene parangón en la historia.Para paliar esa laguna, el ex campeón tiene como analistas a dos obreros del ajedrez, Igor Zaitsev y Mijaíl Podgaets, que casi nunca salen de su habitación, y acaba de contratar al húngaro Lajos Portisch, uno de los pocos jugadores de élite que dedican ocho horas diarias a su entrenamiento de forma sistemática.

Sin embargo, Kárpov también disfruta a veces del placer que provoca la aplicación de un buen cilindro (en la jerga, estudio de laboratorio). Hace escasamente tres años, en la segunda partida del Mundial de Sevilla, Kaspárov fue víctima de una venenosa receta que su rival había tenido en conserva durante un decenio porque no había podido usarla contra su destinatario inicial, Victor Korchnoi.

El campeón nunca olvidará lo que sufrió en aquella partida cuando incluso invirtió 80 minutos en un movimiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de octubre de 1990