Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inespal demanda ante los tribunales a la reaseguradora de Alúmina por impago

Inespal, compañía controlada mayoritamente por el INI, ha presentado una demanda ante los tribunales neoyorquinos contra American Hom Assurance Company, por entender que ésta ha incumplido los compromisos contraídos con su filial Alúmina-Aluminio. La entidad demandada, propiedad de la American International Underwriters, actuaba como reaseguradora de Alúmina, aunque Ias pecularidades del contrato suscrito entre las partes han llevado a los abogados de Inespal a defender la tesis de que, al amparo de un contrato de reaseguro, American Hom actuaba de hecho como asegurador directo de la empresa de San Ciprián (Lugo).El argumento fundamental empleado por los juristas que defienden los intereses de la empresa pública española para reclamar a la firma neoyorquina el pago de las inclemnizaciones derivadas de la póliza suscrita en favor de Alúmina-Aluminio, es la existencia en dicha póliza de una cláusula de control, en virtud de la cual ningún acuerdo o admisión de responsabilidad podía suscribirse sin la aprobación previa del reaseguador.

Esta circunstancia, según se argumenta en la demanda presentada por los abogados de Inespal, constituye un fraude de ley por cuanto que American Hom -que afirma actuar como reasegurador de la operación- asume un papel reservado exclusivamente al asegurador directo.

De acuerdo con los letrados, lo que en definitiva se produce en Alúmina es un aseguramiento directo por parte de un reasegurador que reside en Nueva York, lo que legalmente no es posible a tenor de la legislación española. "El sistema lo que pretende", dice la demanda, "es la frustración y el fraude del resultado práctico del contrato de seguro".

A finales de 1.988 Inespal decidió demandar al Consorcio de Compensación de Seguros, dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda, y al pool de aseguradoras que figuraban en la póliza que cubría a Alúmina. La mencionada reclamación se produjo después de que la factoría de San Ciprián (Lugo) sufriera los efectos de la paralización de su actividad productiva, como consecuencia de una huelga convocada por los trabajadores de la planta.

El resultado del conflicto que se suscitó fue la producción de daños de unos 2.000 millones de pesetas, y una pérdida de beneficios de 8.000 millones.

La tercera acción judicial de Inespal fue dirigida contra el broker, Marsh McLennan, después de que a mediados de 1988 American Hom comunicara oficialmente a la empresa pública española su decisión de no pagar las cantidades reclamadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de abril de 1990