La revolución rumana destaca entre los programas presentados en el Festival de Montecarlo

Televisión Española concurre con dos producciones

La presentación fuera de concurso de la película de Robert Altman Vincent y Theo clausurará hoy la serie de proyecciones que se han celebrado en el Auditorio del Centro de Congresos de Montecarlo, donde también finalizará hoy la exhibición de los programas presentados a competición dentro del XXX Festival Internacional, que transcurre paralelo al Mercado de Televisión, Cine y Vídeo. La clausura del certamen se celebrará mañana con la gran gala de entrega de premios. En la categoría de noticias de actualidad y reportajes, conflictos recientes como los de Panamá, República Popular China y Oriente Próximo se abordan en diversos trabajos. Rumania, con cuatro programas, es el país que mayor atención ha despertado.

Televisión Española presenta dos producciones, La calle por escuela y Entre dos fuegos. Las representaciones francesa y británica han sido las más espectaculares en número. Los británicos han sido los habituales ganadores de certámenes pasados, y los franceses están viviendo en la actualidad una revitalización del gran reportaje, reflejada en su creciente presencia en las parrillas de las televisiones.La letra grande de la Historia ha primado en los contenidos de los programas a concurso. Rumania ha sido sin duda la protagonista. Hay reportajes realizados antes de la caída de Ceaucescu, como Roumanie, de Antenne 2, y otros rodados inmediatamente después del 23 de diciembre, como el búlgaro Las navidades rumanas.

Dos programas de la MTV de Hungría abordan también los sucesos de Rumania. Uno de ellos, de Alajos Chrudinak, redactor jefe de la televisión húngara y miembro del jurado de actualidades, recoge un cara a cara con el reverendo Laszlo Tokes, uno de los personajes que ha impulsado la revisión en Rumania.

Desastres ecológicos

Junto a conflictos recientes como los de Panamá, República Popular China u Oriente Medio, hay reportajes centrados en acontecimientos más lejanos, como el británico Cambodia Yer Ten. De la URSS han llegado dos programas sobre la realidad de la perestroika.Como viene siendo habitual, las catástrofes, los desastres ecológicos (el de Exxon en Alaska, la Amazonia, o la destrucción del bosque canadiense) y la opresión de las minorías completan el abanico de grandes, aunque limitados, temas de este tipo de reportajes que de alguna manera son en su mayor parte una extensión de las noticias de los informativos convencionales.

El estilo de los reportajes norteamericanos, una combinación de cine verité y filme de acción, es uno de los más fácilmente identificables, aunque sólo sea por las imitaciones que le han salido a este lado del Atlántico. El enfrentamiento entre la policía y las bandas callejeras de Los Ángeles es un perfecto ejemplo del género, presentado por NBC News y su estrella, Tom Brokaw. La misma cadena ha tratado el racismo en el seno de la policía de Los Ángeles, asunto que vuelve a repetirse en Black in white America, de la cadena ABC. Dan Rather y su serie 48 horas, por la CBS, tampoco podía faltar a la cita, con un especial dedicado a los menores y la pena capital.

Mientras tanto, en la parte más vistosa del aparador del festival prosiguen las presentaciones de las nuevas producciones de las grandes firmas. La tendencia a la concentración es visible en todos los terrenos, y también en éste.

En el ciclo de telefilmes presentados por la compañía Beta, del Grupo Leo Kirph, figuran también asociados la RAI italiana, la ZDS alemana y la TF 1 francesa. La piovra 5 ha sido coproducida también por varias televisiones europeas: Especial publicidad ha tenido el lanzamiento de la megacompañía STARCOM, que el miércoles daba una conferencia de prensa con representantes de la cadena TF 1, de Silvio Berlusconi Communications, y del grupo Kirph, para explicar proyectos. El fantasma de la ópera, que ha dirigido Tony Richardson, es el primer ensayo general de STARCOM.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 14 de febrero de 1990.